Expertos califican de 'alarmante' patrones de alimentación de los costarricenses

  • Conversemos

  •  

Mantener una nutrición adecuada es una de las materias en la que los costarricenses llevamos una nota baja. Según las autoridades del Ministerio de Salud Pública los ticos hemos cambiado las frutas frescas y legumbres por comida rápida y procesada, lo que elevó los niveles de obesidad y males relacionados, situación que califican como alarmante.

Ivannia Caravaca, nutricionista del Ministerio de Salud y autora del estudio "Disponibilidad y tendencias de los patrones de consumo de alimentos y nutrientes según distribución socioeconómica en los hogares de Costa Rica, 2004-2013", advierte que la dieta del costarricense excede en 300 calorías por día los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La obesidad eleva el riesgo de padecer otras enfermedades
FOTO: Shutterstock.com ampliar

"La dieta del costarricense ha variado negativamente con un incremento en la disponibilidad de productos procesados, alimentos que expresan grandes aportes de calorías, grasas saturadas y azúcares simples que aumentan la glucosa en sangre y la densidad energética, lo que es alarmante. La cantidad de grasa en la dieta del costarricense tiende a ir en aumento a nivel nacional, en todos los niveles socioeconómicos", menciona Caravaca.

La alarma se da en el marco de la Semana Nacional de la Nutrición y la Salud, parte de la estrategia mundial de Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud anunciada por la OMS.

Caravaca afirma que el nivel adquisitivo y una nutrición más saludable sí van de la mano. Cuanto más ingreso existe mayor tendencia al consumo de frutas y vegetales, de carbohidratos complejos y mayor consumo de carnes magras y pescado, mientras que en los hogares de menores ingresos las bebidas, embutidos y los carbohidratos simples son fuentes primordiales de consumo.

Entre los cambios más notables en el patrón de consumo destaca el explosivo aumento en el gasto por bebidas y jugos azucarados.

Si bien en Costa Rica no existen datos estadísticos sobre el consumo de comidas rápidas, si existe evidencia de un incremento en la ingesta de comidas preparadas categoría que incluye alimentos como pizzas, hamburguesas y papas fritas.

Comer bien también es una revolución
FOTO: FoodiesFeed ampliar

Precisamente el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético se convirtieron en la causa fundamental del sobrepeso y obesidad. Según la Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular del 2013 la prevalencia de sobrepeso y obesidad en adultos mayores de 20 años es de 36.1% y de 26% respectivamente. En tanto que la Encuesta Nacional de Nutrición del 2009 refleja un 21.4% de obesidad en niños.

Otras de las consecuencias de una mala nutrición son la diabetes, hipertensión, hígado graso, cáncer, enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.

Para mejorar el estilo de vida la experta recomienda disminuir el consumo de productos procesados y refinados, altos en grasas, azúcares y sodio; e incrementar la ingesta de productos naturales.

"Debe aumentarse el consumo de frutas y vegetales así como propiciar un mayor consumo de pescado y leguminosas, aumentar las comidas tradicionales como picadillos de vegetales y disminuir el consumo de comidas preparadas y alimentos procesados que muchas veces son fuentes altas de grasas y azúcares", aconsejó Caravaca.

"La alarma se da en el marco de la Semana Nacional de la Nutrición y la Salud, parte de la estrategia mundial de Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud anunciada por la OMS."

Además sugiere sustituir los refrescos azucarados por agua o bebidas naturales de frutas sin azúcar, evitar las pulpas y jugos empacados, gaseosas y frescos de paquete. También utilizar fuentes de carbohidratos complejos como pan integral y disminuir la cantidad de cereales que se consumen por cada comida.

"Es importante modificar el patrón de consumo de los costarricenses para que no se continúe con la tendencia a consumir más alimentos y productos procesados y refinados, altos en grasas, azúcares y sodio ya que las encuestas nacionales de nutrición señalan que el sobrepeso y la obesidad ha ido en aumento en todos los grupos de edad, convirtiéndose la obesidad en un problema serio de salud pública en nuestro país", reiteró Cecilia Gamboa, de la dirección de Planificación Estratégica y Evaluación de Acciones en Salud.

PUBLICADO: 12 de Mayo, 2015 AUTOR: