Globalización de la dieta tiene repercusiones negativas en la diversidad de la nutrición

  • Conversemos

  •  

En los últimos 50 años, las dietas humanas en todo el mundo se han hecho cada vez más similares --por un promedio mundial del 36%-- y la tendencia no muestra signos de desaceleración.

Esto tendrá “importantes consecuencias” en la nutrición humana y la seguridad alimentaria global, asegura un estudio difundido en el sitio del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (Cgiar).

Por un lado, explican, esta práctica de estandarización tiene repercusiones negativas en la diversidad de la nutrición y por otra, aumenta el riesgo de crisis alimentarias porque la uniformidad en la dieta se está logrando con el sacrificio de alimentos locales.

Además, otro de los peligros de una canasta alimentaria mundial cada vez más homogénea es que hace que la agricultura sea más vulnerable a las amenazas de cambio climático, como la sequía, las plagas de insectos y enfermedades, explicó Luigi Guarino, un coautor del estudio.

"A medida que la población mundial aumenta y la presión crece sobre nuestro sistema alimentario global, también se incrementa nuestra dependencia a los sistemas de producción que nos alimentan. El precio del fracaso de cualquiera de estos cultivos será muy alto", subrayó.

"El trigo es un alimento básico en el 97,4% de los países y el arroz, en 90,8% de ellos"

Los cambios en la dieta documentados en el estudio son impulsados por poderosas fuerzas económicas y sociales, aseguran los autores.

El aumento de los ingresos en los países en desarrollo, por ejemplo, ha permitido a más consumidores incluir grandes cantidades de productos de origen animal, aceites y azúcares en su dieta.

Además, la urbanización en estos países ha fomentado un mayor consumo de alimentos procesados y rápidos.

Esto está cambiando la forma de alimentarse y limitando las fuentes de nutrientes de las personas.

"Cada vez más gente está consumiendo más calorías, proteínas y grasas, y basan cada vez más su alimentación en una corta lista de cultivos, como el trigo, el maíz, las papas y la soya, junto con la carne y los productos lácteos", dijo en ese sitio el autor principal del estudio, Colin Khoury.

“Estos alimentos son fundamentales para la lucha contra el hambre mundial”, dice, pero considera que confiar la dieta mundial a una de tan limitada diversidad disminuye la calidad nutricional porque el consumo de otros cereales nutritivos y verduras disminuye, fuente de otros macronutrientes y micronutrientes.

Además, los científicos consideran que la creciente dependencia de unos pocos alimentos puede acelerar el aumento mundial de la obesidad, las enfermedades del corazón  y la diabetes.

¿Qué hacer ante este panorama? Los investigadores señalan a varias acciones que son necesarias para fomentar la diversidad en la producción y el consumo de alimentos y por lo tanto, mejorar la nutrición y la seguridad alimentaria.

Recomiendan promover activamente la adopción de una amplia variedad de cultivos y apoyar la conservación y el uso de diversos recursos Fito-genéticos, incluyendo las variedades tradicionales de los agricultores y las especies silvestres afines a esos cultivos.

También aconsejan promover cultivos alternativos que pueden beneficiar la agricultura de los países y, a la vez, hacer más saludable la dieta humana.

Además, recomiendan mejorar la calidad nutricional de los cultivos que se han vuelto principales y de los que depende la población en la actualidad y hacer las vitaminas suplementarias y otras fuentes de nutrientes.

También ven importante fomentar la conciencia pública sobre la necesidad de tener una alimentación más saludable, basada en mejores decisiones sobre lo que comemos y sobre la cantidad que consumimos de cada alimento, así como crear conciencia sobre la existencia y la importancia de consumir otros alimentos.

El estudio fue hecho con base en datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO); abarcó más de 50 cultivos y más de 150 países (que representan el 98%de la población mundial) durante el período 1961-2009.

PUBLICADO: 11 de Marzo, 2014 AUTOR: