Alimentarse por impulsos emocionales, no gracias

  • Conversemos

  •  

No es martirizarse con lo que puede o no comer, más bien es alimentarse conscientemente. Se trata de un cambio en el estilo de vida que le ayudará a elegir lo mejor de los productos y a no dejarse llevar por las emociones cuando de comida se trata.

La nutricionista Maricel Cruz define alimentación consciente como la oportunidad de darle el valor que se merece a la comida y dejar de lado la idea de que esta es simplemente para satisfacer el hambre y el paladar o bien para cubrir algún faltante emocional.

Alimentación consciente
FOTO: http://foodiesfeed.com/ ampliar

"Es elegir sabiamente los alimentos, observar sus propiedades nutricionales, medicinales y curativas para la prevención de enfermedades", comenta la experta.

Comer conscientemente incluye aspectos emocionales activos, ejercicios de respiración para prevenir ansiedad, estrés y evitar comer desde esos sentimientos. En esencia es lograr un equilibrio entre lo que se ingiere y el cuerpo, la mente y lo emocional.

Las emociones mal gestionadas son la razón de que la mayoría de las personas comamos en exceso: la tristeza , el miedo a la soledad. La lógica le dice que es mejor comer una manzana que un chocolate, pero la emoción le dice que el chocolate la va a hacer más feliz, cita María del Pilar Casanova, del centro de alimentación consciente de Barcelona de España.

Para iniciar con el cambio es necesario incluir alimentos con nutrientes vivos, producidos y cosechados localmente, y evitar aquellos que más bien podrían alimentar la enfermedad como los que contiene grasas o están saturados de azúcares.

Lo recomendable es elegir alimentos en su estado natural. Por ejemplo, en lugar de comprar un jugo de frutas procesado, es mejor buscar frutas frescas para cubrir las necesidades, sin adicionar colorantes, sabores artificiales y aditivos innecesarios.

"Aprendemos poniendo nuestra atención e intuición en cada bocado de alimento que damos, descubriendo su sabor real, su aroma, su textura, muchas veces no los descubrimos por la rapidez con la que ingerimos los alimentos", comenta Cruz.

"Una correcta alimentación previene enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión, síndrome metabólico, enfermedad cardiovascular), así como padecimientos crónicos degenerativas (cáncer, alzhimer, parkinson)."

"La idea es comer mejor, con sabiduría. Es nuestra oportunidad de redescubrir nuevos sabores, nuevos alimentos", concluyó la nutricionista.

PUBLICADO: 15 de Mayo, 2015 AUTOR: