Siete alimentos imprescindibles para los niños

  • Conversemos

  •  

El curso lectivo está por comenzar y con este reinicia la rutina ajetreada, por lo que es indispensable que los niños coman de forma nutritiva. Le damos una lista de alimentos especialmente poderosos que ayudarán a que su hijo pueda rendir en sus actividades.

"Cuando pensamos en la alimentación de los niños, muchas veces tenemos una sensación de incertidumbre. ¿Cómo hacer para prevenir las carencias de nutricionales que conducen a la anemia, a la propensión a las enfermedades infecciosas y a otras condiciones? ¿Cómo garantizar que el cuerpo cuente con toda la materia prima que requiere para el crecimiento y desarrollo?", explica la nutricionista Cecilia García Schinkel.

“Con los niños hay que cuidar tanto la cantidad como la calidad en la alimentación. Cada porción de alimentos que los niños comen debería ser nutritiva y no muy calórica”, agrega.

1. Los arándanos son magníficos como fuente de antioxidantes naturales que previenen los daños causados por los radicales libres –moléculas inestables que pueden afectar el metabolismo– y por el sol. Una dieta rica en arándanos y otros alimentos con vitaminas y sustancias antioxidantes puede ayudar a que los niños padezcan menos enfermedades infecciosas como gripes, infecciones de las vías respiratorias o del oído, así como conjuntivitis y diarrea. Los niños que han comido arándanos tienden a recuperarse más fácilmente.

Los arándanos no son tan comercializados en Costa Rica, sin embargo su sabor y los beneficios que aporta, hacen que sea uno de los alimentos más deseables en la dieta infantil.
Los arándanos no son tan comercializados en Costa Rica, sin embargo su sabor y los beneficios que aporta, hacen que sea uno de los alimentos más deseables en la dieta infantil. FOTO: Shutterstock.com ampliar

2. La pera es una fruta cargada de vitamina C que ayuda a la formación de colágeno, a la cicatrización. Es muy rica en aminoácidos y ácidos grasos poliinsaturados, esenciales para la formación de los tejidos en el crecimiento del niño. Tiene un alto contenido de potasio, que actúa con el calcio en la formación ósea del niño, un bajo contenido en hidratos de carbono y sodio y tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias por lo que su consumo (bien maduras) está indicado para los trastornos digestivos como la diarrea. Es una fruta jugosa que resulta muy agradable para los niños.

La pera es una fruta deliciosa, jugosa que puede encantar a los pequeños. Además es apropiada para agregar en otras recetas de cocina.
La pera es una fruta deliciosa, jugosa que puede encantar a los pequeños. Además es apropiada para agregar en otras recetas de cocina. FOTO: Shutterstock.com ampliar

3. El brócoli: se le considera el vegetal por excelencia por la gran cantidad de nutrientes que tiene y por eso es tan recomendado en la medicina tradicional china para tratar las inflamaciones de los ojos y la miopía, ayuda a reducir las infecciones al fortalecer el sistema inmunológico, posee mucha proteína, fibra, provitamina A y vitamina C, ácido fólico, calcio, fósforo, magnesio y hierro, azufre que sirve como antimicrobiano, quercetina que actúa como antiinflamatorio. Además tiene mucho potasio, un  mineral esencial para garantizar la actividad física en los pequeños, para el mantenimiento de un peso corporal sano, la correcta hidratación y para prevenir calambres y contracturas musculares que en ocasiones los niños pueden tener por tanto ejercicio y juego que realizan. El brócoli es el alimento más reconocido como anticancerígeno y disminuye los efectos cancerígenos del humo del tabaco, en el caso de aquellos padres que con el humo del cigarro afectan la salud del niño.


4. Maní: contiene vitaminas del complejo B para el desarrollo del cerebro, el pensamiento complejo, el control del movimiento y la precisión en los reflejos y movimientos finos. Aportan vitamina E, un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento prematuro de la piel y brinda omega 3, reconocida para la salud cardiovascular y la vista.  Así que, un puñito de maní consumido con frecuencia en la merienda puede ayudar al niño a un mejor desarrollo cognitivo, además de ser fuente de proteína fácil de masticar. La recomendación es comer recién salido de la cáscara, sin cocinar o tostar ya que en la cocción sus componentes químicos se alteran y modifican sus propiedades. Importante también, evitarlos en niños menores de 1 año, pues en algunos puede generar algún tipo de alergia, recomienda Melania Cevo, nutricionista.

5. Yogur: es más fácil de digerir que la leche, y sus lactobacilos o cultivos lácteos son beneficiosos para el colon porque agilizan el tránsito lento, además es  muy apropiado para niños que han debido tomar antibióticos porque regenera la flora intestinal que muchas veces se ve afectada por los medicamentos. El yogur elimina las bacterias de la flora intestinal y eso estimula el sistema inmunológico, previene alergias, infecciones estomacales y diarreas. Además, es fuente de calcio, indispensable para proteger y permitir el desarrollo de los huesos, y por su textura permite incorporar fruta picada, granola u otros cereales, lo que lo hace aún más nutritivo.

6. La miel: es rica en nutrientes, minerales y vitaminas. Proporciona energía sin exceso de grasa, y desde hace siglos se sabe que ayuda a aliviar molestias como la tos, el dolor de garganta, la colitis. También ha sido utilizada en la piel para aliviar heridas y quemaduras, por lo que se vuelve una aliada en la curación de rodillas raspadas, chichotas o encías lastimadas.

7. Huevo: Es un alimento nutricionalmente denso, rico en componentes nutritivos, con muy pocas calorías y gran valor proteico, vitamina A, D, B12, y minerales fósforo, hierro y selenio, . El huevo aporta entre el 10 y el 20% de las ingestas diarias recomendadas para un niño en etapa escolar. Anteriormente el huevo era considerado un alimento muy grasoso que incidía en el aumento de colesterol, sin embargo este conocimiento ha sido anulado al entender que lo que afecta realmente es el exceso de aceite, manteca u otros ingredientes que se agreguen en la preparación. Por eso ahora se vuelve a valorar el huevo como uno de los alimentos más versátiles y adaptables en la dieta infantil.

Trate de ofrecer en las comidas y meriendas una dieta que incluya varias veces a la semana estos poderosos alimentos, que si los prepara de una forma creativa, pasarán –sin duda– a ser de los más gustados por sus hijos.


Fuentes:
Fuente: Lic. Cecilia García Schinkel, nutrióloga del Grupo PM reconocido por la producción de frutas y hortalizas.  
Melania Cevo, nutricionista de Consultas Nutrición. Tel: (506)8837-5398 y 8807-7129.

PUBLICADO: 04 de Febrero, 2014 AUTOR: