Aprenda las bases para preparar meriendas saludables

  • Conversemos

  •  

A escasos días del inicio de clases las mamás  están asumiendo que pronto las carreras por la mañana comenzarán de nuevo y entre esas la de preparar las loncheras de los niños.

Le damos algunas recomendaciones para que las meriendas que prepare sean agradables a la vista de sus hijos y apropiadas para las necesidades de su estómago.

1. Involucre a sus hijos en la compra de los alimentos, pida que le colabore al menos en el lavado de algunos vegetales o frutas. Pregúntele qué le gusta más y trate de sugerirle nuevos alimentos que por requerimientos nutricionales debe incluir en su merienda.

2. El secreto de la alimentación infantil está en cuidar la cantidad. Ni excederse y promover el sobrepeso, ni ofrecer poca comida pues podría provocar desnutrición.

La merienda de su hijo puede ser realmente agradable y nutritiva si utiliza la creatividad
La merienda de su hijo puede ser realmente agradable y nutritiva si utiliza la creatividad FOTO: Shutterstock.com ampliar

3. Al mismo tiempo debe cuidar la calidad de cada bocado, que sean alimentos valiosos, ricos en nutrientes esenciales pero de bajo aporte energético, explica Cecilia García Schinkel, nutricionista.

4. El niño debe comer: muchas frutas, lácteos, verduras y vegetales, proteínas y carbohidratos y todos pueden ir dentro de la lonchera. Para enseñarle cuál alimento pertenece a cada grupo de la pirámide alimenticia, puede apoyarse en carteles, libros didácticos o extender su visita en el supermercado para hacer una explicación vivencial, como recomienda la nutricionista Melania Cevo.

5. Envíe porciones con un tamaño adecuado para su hijo. Muchas padres de familia caen en el error de enviar porciones muy grandes o con más opciones de la cuenta, lo que hace que el niño pierda la atención y no consuma una por completo. Esto además le puede dar la idea de que puede desperdiciar la comida.

6. Tome en cuenta que un adulto varón medianamente activo requiere en promedio 2.000 kilocalorías por día, una mujer adulta necesita unas 1.800, un niño en edad preescolar entre 1 y 3 años requiere en promedio 1.300 calorías por día y un pequeño de entre 4 y 6 años consume cerca de 1800 Kcal.

7. El total de calorías se debe distribuir a lo largo del día, calculando cinco comidas y entendiendo que la capacidad gástrica de los niños es mucho menor que la de los adultos.

8. Siempre incluya frutas en la merienda, de preferencia dos porciones de fruta por merienda –de las cinco que se recomienda al día. Cada porción equivale a una pera pequeña o una taza de fruta picada.

9. Incluya variedad de frutas, verduras y vegetales a lo largo de la semana, para complementar las vitaminas.

10. Debe enviar suficiente hidratación al niño: una botella con  agua, jugos naturales o inclusive leche, pero es importante insistirle o hablar con la maestra para que el niño  no se llene solo con fresco. 

11. Cuando deje a su hijo en el centro educativo, recuérdele lo que lleva en su lonchera para que sepa lo que va a comer. 

¿Usted recuerda cuando estaba en el kinder o la escuela?, ¿le gustaría haber comido algo como esto? Este tipo de comida encanta a los niños.
Recuerda cuando estaba en el kinder o la escuela ¿Le gustaría haber comido algo como esto? FOTO: Shutterstock.com ampliar

12. También les gusta que la comida sea variada y divertida, pues todo entra por la vista, de forma que el ingenio y la creatividad son cualidades necesarias si lo quiere encantar. En el mercado existe gran cantidad de moldes o herramientas que puede utilizar, por ejemplo, un molde metálico con forma de tren o hacer un sandwich con forma de pato.

14. Hable con su hijo sobre las comidas perecederas y no perecederas y el orden en que debe comerlas –las que fueron hechas en casa o no tienen empaque sellado– ya que se pueden descomponer primero.

15. Evite utilizar gran cantidad de salsas, mayonesa, azúcar o sal. Prefiera las especias para sazonar la comida.

16. A los niños les encanta saber que están creciendo, que cada día son más fuertes y que algunos alimentos los ayudan a ser más inteligentes. En resumen, niños bien alimentados son niños más felices.

PUBLICADO: 29 de Enero, 2014 AUTOR: