Usted podría estar comiendo hasta un 30% de más por no medir su comida

  • Conversemos

  •  

Un estudio reciente publicado por la Sociedad Americana de Nutrición (American Society for Nutrition, ASN) indica que sin importar el tipo de alimento, las personas que no tienen el hábito de medir su comida, pueden consumir hasta un 30% más de lo que su organismo necesita.

Ante esta investigación surge el llamado de atención para hacer un autoanálisis, establecer un registro de comidas habituales y consultar a un especialista en nutrición, quien podrá darle las indicaciones para el tipo de comida y la cantidad en porciones que debe comer.

“Las recomendaciones para el paciente son específicas, de acuerdo a una serie de variables que se analizan como por ejemplo: peso actual, edad, hábitos de vida, condiciones de salud y cantidad de actividad física. Posteriormente se hace un plan de alimentación y se enseña al paciente a medir todos los alimentos con medidas sencillas y fáciles de usar”, explica  Consuelo Pardo, nutricionista consultora internacional.

Si usted no está familiarizado con la definición de las porciones en sus comidas, no se preocupe que no es nada complicado, además de que este hábito le permitirá quedar satisfecha pero evitar los excesos que aparte del sobrepeso le pueden generar colesterol alto, triglicéridos, diabetes y otros padecimientos.

 Hay muchas formas para medir  y empacar las porciones, y si mide bien usted podrá comer de todo.
Hay muchas formas para medir y empacar las porciones, y si mide bien usted podrá comer de todo. FOTO: Shutterstock.com ampliar

Utensilios, porciones y  medidas
Algunos utensilios de cocina como la taza  para medir harina o azúcar, la media taza, la cuchara o una pesa le permiten una medición exacta de las porciones de comida.  Otros utensilios como  vasos, platos o botellas, también le puede servir de medida ,  todo es cuestión de ser claros con la descripción del tipo y tamaño del recipiente que utiliza.

En esta imagen se muestra un plato de desayuno que especifica cuánto es una porción de cada alimento. Por ejemplo, un vaso de leche corresponde a una porción de lácteo, un huevo completo es una proteína, dos tortillas medianas y delgadas corresponden a una porción de harina, y una taza de fruta también representa una porción. Entonces pregúntese, ¿cuántos carbohidratos o proteínas estoy comiendo de más?

Contando sus porciones de cada alimento podrá comer de todo sin afectar su salud.
Contando sus porciones de cada alimento podrá comer de todo sin afectar su salud. FOTO: Dra. Consuelo Pardo, nutricionista. ampliar

Un vistazo a las etiquetas
Las etiquetas también pueden ayudarle a controlar la cantidad y calidad de los alimentos que consume porque muchas ya incluyen la medición con las Guías Diarias de Alimentación ( Guideline Daily Amount, GDA’s) y así saber si se está pasando de las porciones recomendadas o puede permitirse algún antojo.

Las etiquetas nutricionales indican por ejemplo, la cantidad de energía, grasa saturada, azúcares y sodio que aporta una porción de ese alimento con respecto a las necesidades diarias y facilitar el conteo de acuerdo al plan que le diseñó su nutricionista.

Una vez que usted aprenda a escoger y sumar  las porciones podrá comer de todo, todo lo que le gusta pero de una forma que no le afecte su salud.

Fuentes: Dra. Consuelo Pardo, nutricionista y consultora internacional y estudio “Portion size of food affects energy intake in normal-weight and overweight men and women", de Barbara J Rolls, Erin L Morris, and Liane S Roe” , remitido por Comunicación Corporativa.

PUBLICADO: 27 de Febrero, 2014 AUTOR: