¡No caiga en la tentación de hacer dieta!

  • Conversemos

  •  

Comer menos, eliminar las harinas, saltarse meriendas, elegir productos livianos... Son algunas de las recomendaciones que escuchamos cuando de bajar peso se trata. Sin embargo las dietas milagrosas que prometen reducir tallas en pocos días lo que hacen es crear un desequilibrio en la salud y alejarnos cada vez más del objetivo. 

Como explica la nutricionista Carol Palacios, de Consultas Nutrición, algunas personas se inclinan por obtener un resultado fácil, sin preocuparse por su salud, y aquí es cuando entran en juego las dietas locas, como las que recomiendan eliminar grupos de alimentos o saltar tiempos de comida. Como explica la nutricionista, este tipo de dietas logran un resultado rápido, pero no necesariamente estable o duradero. 

"El problema con este tipo de dietas que vienen en libros es que son planes iguales para todos, y cada cuerpo es diferente."

Con la ayuda de Palacios hicimos un recuento de esas prácticas y las razones por las que deberíamos evitarlas, por más rápidos resultados que prometan. Aquí compartimos las cinco cosas que NO hay que hacer, si queremos reducir tallas saludablemente.

Las dietas que restringen uno o varios grupos de alimentos son muy poco saludables.
FOTO: Thinkstockphotos.es ampliar

  1. Eliminar las harinas: Esta es la base de muchas dietas famosas, como la de Atkins ¿Qué pasa aquí? Mucha gente tiene buenos resultados cuando quita las harinas de la dieta y la clave reside en una restricción calórica fuerte. Con restricciones calóricas claro que se pierde peso, pero en su mayoría (más del 40%) es de músculo y agua. Sin músculo, no hay forma de quemar grasa, así que perder músculo no es una opción ni sana ni sostenible.
  2. Restringir la actividad física: Cuando un plan alimenticio para el control de peso contraindica el ejercicio, es un claro indicador de que esta alimentación no es sana, ya que el cuerpo no resistirá hacer ejercicio. Cualquier plan dietético que prohiba estilos de vida saludable, ni siquiera debería ser considerado. 
  3. Como más hoy, pero mañana hago dieta o más ejercicio: Existe una tendencia a creer que cuando comemos en exceso es suficiente con ir al día siguiente al gimnasio y hacer el doble de ejercicios, o comer menos el día siguiente. El cuerpo no funciona de esa manera. Cuando el cuerpo atraviesa un desequilibrio calórico (sea exceso o deficiencia) este reacciona de inmediato. Si hoy consumo de más, el cuerpo procesa el exceso, y lo almacena en forma de grasa, porque en ese momento están sobrando calorías. Si al día siguiente se consumen menos calorías, para compensar el exceso, el cuerpo reacciona de forma inmediata a la deficiencia, utilizando músculo como fuente en energía, en lugar de grasa. 
  4. Eliminar meriendas: El cuerpo está diseñado para comer cada 2 a 4 horas. De hecho, el vaciamiento gástrico de un almuerzo (digamos un casado promedio) puede llegar a ser de hasta 4 a 5 horas. Luego de vaciado el contenido gástrico, el estomago debe recibir nuevamente alimento. Si pasan más de 4 horas sin comer, además de que los jugos estomacales erosionan la mucosa gástrica, el cuerpo utiliza músculo como fuente de energía, y envía senales para almacenar grasa. Se pone en modo de “alerta” y hace reservas de las calorías que vayan a ingresar. Además, si se saltan tiempos de comida, tendrá mas hambre al momento de comer, y esto podría hacerla comer de más, o influir en la eleeción de alimentos poco saludables.
  5. Mientras sea light o bajo en grasa es libre: Si un alimento dice libre de grasa, esto no quiere decir que no tenga azúcar, inclusive una etiqueta nutricional puede decir sin colesterol, o sin grasa trans, y aún así poseer altas cantidades de grasa, el truco ahí es que se refiere a ese tipo de grasa en particular. Light o liviano, quiere decir que es al menos 25% menos que el original, no quiere decir que es de libre consumo, o que es sano. Es simplemente la versión ligera del producto original o de comparación. Pedirle ayuda a su nutricionista para leer etiquetado nutricional es lo mejor, así las compras son informadas. Las etiquetas ofrecen la información correcta, pero no siempre sabemos interpretarlas, en este link le contamos más sobre cómo leer etiquetas nutricionales

La clave de la pérdida de peso está en la realización de un plan de alimentación balanceado acompañado de una rutina de ejercicio y actividad física regular, por lo que todo aquello que se salga de estas bases y le muestre un camino más fácil y sin esfuerzo probablemente sea una dieta o plan inadecuado. Consulte a un profesional en el campo que le guíe correctamente para lograr su meta sin descuidar su estado nutricional.

Fuente: Dra. Carol Palacios, Nutricionista, cpalacios@consultasnutricion.com 

PUBLICADO: 25 de Junio, 2014 AUTOR: