Guía para preparar y consumir germinados

  • Conversemos

  •  

El germinado o brote, es el producto del crecimiento normal de cualquier semilla, y es por esto que es tan saludable, estas pequeñas hojas contienen el secreto de una alimentación completa.

Según la nutricionista Melania Cevo son muchas las ventajas que tienen los germinados sobre otros alimentos, “contienen menor cantidad de calorías y son excelente fuente de vitamina K, C, fibra, vitamina B12, silica, proteína y clorofila, entre otros nutrientes esenciales. Se recomienda su consumo para el control de peso ya que dan saciedad y son de baja densidad calórica. Como son altos en potasio, son un coadyuvante en la presión arterial, y condiciones cardiacas. Por la cantidad de fibra que aporta, no solo apoya en el tránsito intestinal, sino que también ayuda al control natural de los lípidos sanguíneos”, comentó Cevo. 

Con los germinados podemos agregar variedad a nuestras preparaciones, ya que se pueden consumir crudos en ensaladas, emparedados o como merienda, mientras que cocidos son muy populares en platos vegetarianos con otros vegetales, acompañando carnes o con arroz. 

Los brotes de alfalfa contienen los aminoácidos más importantes, vitaminas A, B,C, E, K, calcio, hierro, zinc, selenio, potasio y magnesio.
Los brotes de alfalfa contienen los aminoácidos más importantes, las vitaminas A, B, C, E y K, calcio, hierro, zinc, selenio, potasio y magnesio. Una de las ventajas es que se puede germinar en cualquier época y tener vegetales frescos y nutritivos durante todo el año. FOTO: Shutterstock.com ampliar

¿Cómo hacer germinados? 

Los germinados se pueden hacer en casa, dejando en remojo las semillas cerca de luz indirecta. Es posible germinar casi cualquier tipo de semilla pero debe hacerse por separado, ya que el tiempo de remojo y proceso varía de una a otra. Una recomendación general es buscar semillas, granos y legumbres, en lugares donde vendan productos orgánicos, para evitar que sean transgénicas. Aunque las que venden en el supermercado también funcionan. 

  • Lave bien las semillas y colóquelas en un frasco con tres partes de agua. Necesitará frascos de vidrio grandes para que pueda germinar más cantidad al mismo tiempo. Tape la boca del envase con una tela delgada o una gasa, que le permita el ingreso de aire y evite que entren insectos. 
  • Deje el recipiente en un lugar oscuro y cálido. Si se trata de alfalfa será suficiente con 10 a 12 horas, si germina lentejas o soya necesitará de 12 a 15 horas aproximadamente. 
  • Escurra el agua y enjuague bien con agua tibia, sin dejar salir las semillas. Coloque el envase en forma horizontal de manera que las semillas queden distribuidas en la pared del frasco, y vuelva a dejarlo en un sitio oscuro y cálido. Los primeros tres días tendrá que repetir esta acción de enjuagar durante dos o tres veces al día y después una vez al día. 
  • Cuando los brotes alcanzan un tamaño de dos a tres centímetros, se exponen a luz solar indirecta por dos horas para que las hojas adopten un color verde. Además de lucir más apetitosas, este paso favorece el aumento de vitamina C e intensifica el sabor de los brotes. 
  • Si desea eliminar las cáscaras de las semillas, solo coloque los brotes en un tazón grande con agua, éstas flotarán y solo tiene que retirarlas y dejar los brotes. 

   



PUBLICADO: 03 de Octubre, 2014 AUTOR: