¿Los kilos reflejan su estado de salud?

  • Conversemos

  •  

La mayoría de las mujeres se obsesionan por su peso y se fijan una cantidad de kilos que desean alcanzar a cualquier precio, pero ¿realmente el peso indica qué tan saludable es?

La nutricionista María Pia Segovia asegura que el estar saludable es más un conjunto de condiciones en las que se pueden incluir la sensación de energía, el estado anímico y cifras adecuadas de grasas, colesterol, hidratación, entre otros.

Para ella, es definitivo: los kilos no son reflejo de un cuerpo saludable, aunque si son una referencia bastante relevante.

"El peso es un indicador importante, pero no es el único. Puede ser que una persona con bajo peso tenga niveles altos de grasa y por el contrario quienes tengan mayor peso tengan mayor masa muscular, esto último sería lo ideal", comentó.

Melania Coto, experta en nutrición, mencionó que el peso se compone de grasa, músculo, agua y hueso; y este dependerá de la contextura de cada persona, por lo que no existe un "peso ideal según la altura o la edad". Además la constitución corporal, la herencia o el desempeño de ciertas actividades físicas juegan un papel importante.

El peso no es sinónimo de buena salud.
FOTO: Archivo ampliar

"Ahí es donde nos damos cuenta de que no podemos generalizar. La valoración es individual. Una persona puede pesar poco porque cuenta con poco músculo y poca agua, pero tiene un porcentaje de grasa mediano o alto. Mientras que una que pesa más puede tener mucha masa muscular, hueso grande y un porcentaje de grasa bajo. En esos términos, la persona que pesa más puede que esté más saludable", ejemplificó el especialista.

Ambas expertas concuerdan en que es indispensable un análisis integral donde se reflejen los porcentajes reales del peso.

"Actualmente se promueven dietas en las que se pierde peso muy rápido y la gente queda muy delgada, pero no se contemplan que en el proceso se está perdiendo mucha masa muscular y agua. No podemos encasillar un peso ideal", dijo.

El peso está compuesto por hueso, grasa, agua y músculo.
FOTO: Archivo. ampliar

Por ejemplo, un reciente estudio realizado por la Annals of Internal Medicine y publicado por el New York Times asegura que una dieta en que se disminuya la ingesta de carbohidratos y por el contrario se aumente el consumo de grasas es la fórmula mágica para lograrlo. No obstante, los mismos investigadores advierten que la pérdida de peso de hasta tres kilos con esta técnica significa un aumento en la grasa corporal y una disminución de la masa muscular.

La salud no va solo en función del peso, también va en la química de la sangre (hemoglobinas), los lípidos (colesterol, trigliceridos) y en el funcionamiento de los órganos. 

PUBLICADO: 08 de Diciembre, 2014 AUTOR:

Etiquetas