La revolución de la buena comida

  • Conversemos

  •  

Saludable, verde, asequible y justa. Esos son los pilares de la “buena comida” traducción del término Good Food. Se trata de un concepto acuñado en Estados Unidos que plantea una visión más integral relacionada con la alimentación. Caroline Weber, nutricionista de la Universidad de Western Michigan ha estudiado el concepto y sus alcances. “Buena comida, creo que debe ser un alimento saludable; pero también es algo que sabe bien y quiero comer. También tiene asociaciones sociales, es buena porque la estás disfrutando con gente que aprecias. Además queremos que esos alimentos sean buenos para el ambiente y buenos para la gente que los cultivan. No se trata sólo de lo bueno de comer estos alimentos, sino que fueron cultivados de una buena manera, de una manera justa” explica la especialista.

Se podría decir que este acercamiento a una alimentación más completa significa entonces ir más allá de una dieta balanceada. Se trata de comida que cambie el paradigma y las formas más establecidas en relación con la cadena productiva de la alimentación: desde que se produce hasta que llega al plato y se comparte. Lograr que esa cadena productiva se acople al “Good Food” resulta complejo si se consideran las grandes industrias de la alimentación, puesto que significa que debe existir una dinámica de comercio justo. Weber es enfática en que no se trata de eliminar a las corporaciones, sino de darle una oportunidad a los pequeños productores.

“En Estados Unidos definitivamente hay un movimiento de gente que está cansada del dominio de los fabricantes mayoristas, de las compañías grandes y de las políticas que permiten que a las grandes corporaciones les vaya muy bien mientras los pequeños apenas pueden sobrevivir.  No queremos deshacernos de las grandes empresas, es que las pequeñas empresas y gente con pequeñas granjas tengan una la posibilidad de competir”.

Comer bien también es una revolución
FOTO: FoodiesFeed ampliar

La noción de Buena Comida también tiene un importante factor de sostenibilidad ambiental. “También se trata de darnos cuenta que estamos destruyendo nuestro medio ambiente por la ganancia a corto plazo y no estamos pensando a largo plazo. Nuestros hijos y nietos no tendrán nada, si por ejemplo gastamos toda la capa superior del suelo o si destruimos insectos importantes.Las iniciativas de incluir en la oferta productos orgánicos, locales y de pequeños productores es cada vez más popular. Sin embargo, comprar alimentos con esas características o adquirir platillos en locales que los usan tiende a elevar los costos y eso desmotiva el consumo. “Definitivamente si la gente no puede pagar por este tipo de productos, es un problema. Y no hay soluciones fáciles.

Claro que no sólo hay que comprar comida local, pero sí es importante estar conscientes de que cada vez que compramos, tomamos una decisión. Por ejemplo, yo trato de comprar los huevos que consumo de un lugar donde sé que las gallinas han sido tratadas bien. Ahí empecé y tal vez no puedo hacerlo todo, pero se empieza por algún lado. Así se hacen las diferencias” señala Weber. 

La especialista detalla que un concepto costarricense como el “Pura Vida” podría incluir la idea de “Good Food”. Preservar el estilo de vida costarricense dentro de una visión sustentable se relaciona directamente con una concepción más integral de la alimentación. Buena Comida se convierte entonces en no sólo un término sino también un estilo de vida, una serie de alternativas que podemos aplicar a nuestro quehacer diario.

La definición que se popularizó en Michigan tiene lineamientos claros, pero cada uno de nosotros puede tener la suya propia para hacer elecciones basadas en lo que creemos más adecuado. La Buena Comida no es sólo sobre comprar, sino incorporar una visión integral donde visualizamos el futuro que queremos. 

Good Food o Buena Comida:

  • -Saludable: es nutritiva y le permite a quien la consuma tener una mejor salud.
  • -Verde: Se produjo de una manera sustentable que forma que no daña el ambiente.
  • -Asequible: Es económica, no tiene precios elevados. 
  • -Justa: Nadie en cadena productiva del alimento fue explotada por su producción.

Revolución de pequeños cambios

  • -Compre frutas y verduras de la Feria del Agricultor.
  • -Prefiera productos artesanales o de comercio justo.
  • -Elija restaurantes que utilicen productos locales.
  • -Trate de cocinar en casa.
  • -Seleccione productos frescos y de temporada.
PUBLICADO: 27 de Abril, 2015 AUTOR: