Carolina Solano es una actriz costarricense que se abre camino en Nueva York
Carolina Solano es una actriz costarricense que se abre camino en Nueva York
Cortesía Carolina Solano

La convicción para personificar a otros llevó a la costarricense Carolina Solano a buscar suerte en la gran manzana. Nueva York es su nuevo hogar y ella lucha por triunfar en esa jungla de concreto en la que solo sobrevive el actor más fuerte. Es decir, aquel que tiene como aliados a los mejores agentes de casting.

Lo de actriz lo traía desde que tenía cinco. Ver a los protagonistas de una obra de teatro de Peter Pan volar por el escenario la hizo querer volar a ella. En ese momento, sentada en la butaca del teatro, decidió que quería actuar.

Ese deseo de alzar vuelo, la llevó a estudiar actuación en el Conservatorio Castella y a disfrutar los últimos días de influencia de don Arnoldo Herrera a la cabeza del lugar.

A los 15 años, siendo una colegiala, Carolina audicionó para la popular serie de producción nacional de la época: El Barrio. Así, consiguió el papel de una chica adolescente llamada Elena y se dio a conocer en nuestras pantallas chicas.

Mientras trabajó en esta serie de televisión, Carolina terminó el colegio, estudiaba Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Producción Audiovisual en la Universidad de Costa Rica y apoyaba el trabajo detrás de cámaras en El Barrio.

Asegura que El Barrio le abrió los ojos a la difícil realidad de quienes se dedican a la actuación en nuestro país:

"Conocí a los actores y me di cuenta de su dura realidad. Todos tenían una profesión y además actuaban. Actuar en Costa Rica es un acto de fe. Estábamos en la serie, pero no sabíamos cuánto iba a durar", contó.

Además de estudiar y trabajar, a Carolina le correspondió ser madre a muy corta edad. Su hijo nació cuando tenía solo 18 años. Reconoce que fue una época algo compleja pero la hizo crecer como ser humano y como profesional pues a pesar de ser madre soltera logró salir adelante con el apoyo de su familia.

También trabajó como locutora y animadora de eventos en la radio 979 Conexión y fungió allí como directora de programación.

Así, comenzó a sonar su voz en varios comerciales y pautas radiales.

Voz de Mama Lucha y de Yamuni, Carolina tiene años de hacer locución comercial para estas marcas en Costa Rica y continúa haciéndolo desde su nueva ciudad de residencia.

Su papel de Luz Angélica en la película costarricense Marasmo (2003) la hizo merecedora del premio a la mejor interpretación femenina, durante la doceava Muestra de Cine y Video Costarricense.

Su sueño siempre fue dedicarse por completo a la actuación, pero era muy complicado lograrlo en nuestro país por tener una industria tan pequeña. Sin saber realmente hacia dónde migrar, Solano optó por Nueva York pues una hermana suya vivía en esa ciudad. Además, supo que esta urbe podría ser el trampolín necesario para lanzarse a competir por personajes de categoría neoyorquina.

"En el 2010 en mi vida se cerraron varios ciclos y sentí que era el momento adecuado para buscar hacer carrera fuera de Costa Rica. Ahora, ya tengo un poco más de dos años de estar establecida aquí", contó la actriz.

Todo en grande

PUBLICIDAD

Para Solano, habría sido de gran ayuda contar con un manual para el "actor recién llegado a Nueva York" pues adecuarse a la industria y ritmo de esa ciudad no es tarea sencilla.

En un mar de opciones para actores y actrices, es fácil perderse entre lo bueno y lo malo. Carolina cuenta que es un gran momento para estar en Estados Unidos pues hay tantas producciones en el cine y la televisión como nunca antes y esto abre más puertas. El meollo del asunto es determinar cuáles son las mejores opciones para potenciarse como profesional y darse a conocer.

Optó por inscribirse en varios sitios web en los que se anuncian oportunidades de actuación y buscó agentes que la ayudaran a conseguir espacios en los casting.

Así, dio con la posibilidad de actuar en un capítulo de la serie de corte policiaco True Crime. También, ha actuado en series como Cruel Children y más recientemente obtuvo un papel en Disappeared.

Uno de los trabajos más importantes que ha realizado fue un comercial para la lotería de Nueva York en el que, como parte de la producción, se sometió a un proceso de maquillaje en el que la envejecieron.

"Hicieron un molde de mi cara, pruebas de color de piel. Fue muy interesante pues en el lugar había bustos de Will Smith, Scarlett Johansson, Natalie Portman... Todas esas estrellas se sentaron en la misma silla donde yo estuve", contó Solano.

Además, ha hecho muchos trabajos comerciales: anuncios para parques de diversiones, bienes raíces, Axe, Hasbro y más.

Asegura que su experiencia previa en locuciones ha resultado muy valiosa, así como su acento tico pues se usa mucho el acento latino más "neutral" y el modo de hablar del costarricense es bastante cercano.

El mundo de los agentes es complejo y Carolina se tardó en descifrarlo y aún lo hace. Hay agentes para locuciones, para comerciales, para foto, para televisión... Las agencias más reconocidas son más difíciles de acceder y solo se entra a ellas a través de contactos o recomendaciones.

A modo de ejemplo, Carolina narró su acercamiento con una agente que es conocida en el medio por trabajar con talento latino.

Los dotes de actuación de Solano impresionaron a una directora de casting de comerciales y fue a través de ella que logró contactar con la agente de casting y a través de esta persona ha recibido muchas llamadas y ha logrado ir abriendo camino con su trabajo.

Ser actriz en Nueva York es vivir pendiente de todo. Ver todas las series y programas para tener noción de su contenido en caso de que se presente una oportunidad de trabajo.

También, aprovecha para tomar algunos cursos y talleres de actuación, colaborar en proyectos independientes de cine y tomar clases para disminuir el acento y lograr una pronunciación más exacta del inglés, idioma que domina a la perfección.

Carolina asegura que no se ha sentido discriminada por su etnicidad pues la mayoría de las producciones para las que ha audicionado estimulan la diversidad.

Cerca del 25% de la población de Nueva York es latina y esto le ha abierto muchas puertas a la tica pues se producen muchos comerciales en español o con versiones en español e inglés.

"Estoy en contra de que el latino sea representado como el ilegal... Busco representar a los latinos de manera diferente. Darle una cara distinta al latino, uno de mundo, educado, estudiado e inteligente...Y siento que es un sentimiento generalizado en las producciones últimamente".

Carolina trabaja duro cada día para conseguir mejores oportunidades en un mercado que está poblado de talentos de todas las nacionalidades y en una de las ciudades con más demanda en el mundo para nuevos talentos de la actuación.

Etiquetado como:
  • carolina solano
  • El barrio
  • actriz tica
  • actriz
  • marasmo
  • nueva york