La diseñadora Valerie Goode utiliza colores naturales y busca una imagen de cuerpo positiva.
La diseñadora Valerie Goode utiliza colores naturales y busca una imagen de cuerpo positiva.
Nina Cordero

Valerie Goode es una diseñadora de modas de Inglaterra. Fue una de las invitadas internacionales del Mercedes Benz Fashion Week San José, celebrado a principios de agosto del 2017. Junto a su marcaKitty Ferreira , quiere hacer un aporte importante en la moda ética y sostenible.

En el 2002, se graduó del London College of Fashion, una de las universidades más conocidas de Londres. Luego estuvo en la industria por 12 años y empezó a trabajar como una proveedora de Top Shop y comercios del mercado medio (mid-market retailers). Después, fue a trabajar a China y ahí todo cambió. Pudo ver de primera mano toda esa contaminación y decidió que ya no quería ser parte de eso nunca más. Regresó a Inglaterra y empezó una colección ética.

La moda ética y sostenible o en inglés conocida como 'slow Fashion' combina valor estético, conciencia social y ambiental. Se trata de hacer reflexión sobre los daños que la moda puede causar y buscar procesos amigables con el ambiente. También hay campañas como#WhoMadeMyClothes?(¿Quién hizo mi ropa?) que animan a los consumidores a preguntar a sus tiendas quién hizo su ropa. La idea fue darle vuelta a la ropa para que se pudieran ver las etiquetas que indican de dónde es la ropa y exigir mejores condiciones para los trabajadores de estas fábricas.

Valerie comenta que está en contra de la escena frívola de la moda donde la gente gasta muchísimo comprando. "Toda la idea de vivir en una ciudad cosmopolita es que hay ventajas al alcance inmediato pero no deberían ser a costa del medio ambiente. En especial en la moda, donde las personas básicamente se están muriendo haciendo nuestras camisas. En una tienda uno paga $5 - $15 pero a la larga alguien está pagando por esos precios tan bajos".

La diseñadora tiene descendencia trinitense, su madre se mudó de Trinidad a Inglaterra pero siempre llevó consigo legados culturales: como el hecho de tener un gran jardín y cultivar sus propios vegetales. Esta herencia genética caribeña también se transmite en su ropa con el uso de colores más naturales y también en la búsqueda de una imagen de cuerpo positiva, ya que su marca crea trajes con cortes más halagadores para una figura más gruesa que los que hacen las marcas tradicionales.

El nombre de su marca - Kitty Ferreira - es en honor al abuela, "era una mujer fantástica, muy fuerte, muy religiosa y me enseñó mucho sobre cómo respetar al planeta". Ese respeto por la Tierra y las personas es parte fundamental de los valores de su marca.

El proceso de creación de una empresa nunca es sencillo, los emprendedores lo saben. Pero aumentarle a ello el hecho de que una marca ética va en contra de todo el sistema de moda establecido, es realmente complicado. Pero Valerie no se deja asustar y con esta visión firme su marca sigue creciendo, "es más que ser perseverante es mantenerse junto a lo que uno cree y su pasión. Si crees en lo que haces en algún momento algo genial va a suceder".

Finalmente, ¿cómo podemos ayudar?

"Hay marcas éticas con precios cómodos que usan algodón orgánico, muy casuales y que al mismo tiempo se puede tener un look chic. Al consumidor le sugeriría que es mejor ir despacio.Estamos todos juntos en esto: todos tenemos que hacer pequeños cambios. Entiendo que Costa Rica es uno de los países más amigables con el medio ambiente en el mundo pero que todavía tiene que hacer progreso en el reciclaje. Es importante poner presión a los negocios locales o al gobierno para que implementen programas de reciclaje en todo el país".

Etiquetado como:
  • moda
  • sostenibilidad
  • slow fashion