Liat Kaver es una costarricense que trabaja en Youtube, procurando un mundo más inclusivo para las personas con discapacidad
Liat Kaver es una costarricense que trabaja en Youtube, procurando un mundo más inclusivo para las personas con discapacidad
Adrián Soto

Cuando Liat Kaver habla sobre su trabajo, sus ojillos inquietos brillan más intensamente y una sonrisa se expande en su rostro blanquísimo. Se confiesa workaholic pero, al escuchar la pasión en su voz, es evidente que su vida es más que eso: se esfuerza en cada aspecto; es una mujer completa.

A sus 31 años, cruza todos los días la puerta de su oficina en California, Estados Unidos. Su silla de gerente de producto se ubica en las instalaciones del más importante gigante tecnológico de nuestros tiempos: Google.

Desde esa silla, Liat hace que el mundo sea cada día más inclusivo. ¿Cómo lo logra? En la plataforma Youtube -adquirida por Google desde 2006- se generan 400 horas de video por minuto. La mayor parte de esos contenidos no tiene subtítulos. La ingeniera tica trabaja con su equipo para subtitularlos automáticamente y hacer que estas producciones sean más accesibles para todos.

Motivada por las adversidades de su propia vida, Liat está viviendo su sueño de ayudar a aquellas personas que, como ella, viven con alguna discapacidad auditiva.

Sin perder rumbo

Se forjó tenaz. Al año de edad, tuvo una pérdida auditiva bilateral que fue progresiva. Cuando tenía 4 años, su pérdida de la escucha ya era profunda. Así, sus padres y ella debieron salir adelante y aprender a vivir con una limitación que entre todos convirtieron en fortaleza.

La ingeniera agradece a sus papás, que siempre trabajaron muchísimo para sacarla adelante. "Tuve la bendición de poder tener audífonos y la dicha de recibir terapias de lenguaje. Mi mamá hizo que la terapia fuera como un juego: hacía sonidos y prácticas todo el tiempo para que yo no lo viera como una obligación o un curso", contó Kaver.

De padres costarricenses, Liat nació en Israel pero cuando cumplió un año viajó a Costa Rica, donde pasó la mayor parte de su vida.

Aprendió a leer los labios para comprender mejor a los demás. Cuenta a Perfil que ella sí escucha, pero hace la distinción de que una cosa es escuchar y otra, entender el sonido.

"A través de la lectura labial yo logro decodificar si no entiendo lo que el sonido me está indicando. Es como cuando escuchas una canción. A veces no vas a entender la letra y tenés que recurrir a la letra de la canción. Es lo mismo para mí, pero las 24 horas", explicó.

Códigos de vida

Para seguir rompiendo paradigmas, Liat se decidió por la computación como carrera. Estudió Ciencias de la Computación e Informática en la Universidad de Costa Rica. Lo hizo en parte por influencia de su padre, Manuel Kaver, reconocido informático que estuvo al frente de la empresa GBM y que le traspasó su amor por las computadoras.

Sin embargo, confiesa que también eligió esa carrera al darse cuenta de que la computación puede aplicarse a todo. Le interesaba la medicina, la arquitectura, las artes, los negocios y muchas otras áreas y supo que si aprendía a programar podía aplicar su conocimiento en cualquiera de ellas.

Luego vinieron otros retos: Liat se enfrentó a más pérdidas auditivas durante su época universitaria. En su niñez y adolescencia utilizó audífonos para mejorar la calidad de su escucha. Sin embargo, estos dejaron de funcionarle cuando estaba en la universidad y pasó un periodo difícil pues debía concentrarse solo en leer los labios y no podía tomar notas.

Decidió optar por un implante coclear, un sistema sin molde que consiste en un imán que envía señales neurológicas al cerebro para que este detecte los sonidos. Con este procedimiento, Liat debió aprender a escuchar nuevamente.

PUBLICIDAD

"Aumentó la calidad del sonido con respecto a la que había perdido. Pero sigo ocupando lectura de labios y me cuesta entender por ejemplo cuando muchas personas hablan a la misma vez. Sigo teniendo mis limitaciones", confesó.

Rumbo al éxito

Liat tuvo su primera experiencia laboral en IBM como analista de desarrollo de negocios. Allí, durante casi cinco años, ayudó a crear nuevos servicios y comenzó a apasionarse también por la administración de negocios.

La costarricense optó por un MBA (Master in Business Administration) en una de las universidades de tecnología e innovación más prestigiosas del mundo, el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

"Fue interesante porque tuve que enfrentar la barrera de lenguaje. Para una persona que habla español, ya es retador llevar una carrera en inglés. Para mí, con mi problema auditivo, lo fue mucho más", contó la ingeniera, quien fue becada por la universidad durante el curso del máster.

Su paso por el MIT no fue solamente de enriquecimiento académico. La tica también dejó huella. Con sus propuestas, reformuló la política de acompañamiento para alumnos con discapacidad.


Para mí es importante impactar a personas con discapacidades similares a las mías

Ahora, los alumnos con discapacidades auditivas del MIT pueden acceder a un acompañamiento digitalizado. En vez de tener a una persona que los acompaña a todas las clases y toma nota por ellos, impidiéndoles socializar normalmente, pueden acceder a un sistema en el que los asistentes transcriben las clases en línea, para mayor practicidad.

Además, colaboró para crear conciencia sobre la discapacidad auditiva en el campus con su programa "Ask me anything" (pregúnteme lo que sea), en el que toda la comunidad universitaria podía hacerle preguntas sobre su experiencia como persona sorda.

Liat además tiene un hermano autista, Ioav Kaver, lo que ha reforzado su compromiso y el de su familia para con las personas con habilidades diferentes.

La tica no solo ha roto todas las expectativas sobre sus capacidades, sino que también está comprometida con hacer comunidades más inclusivas en cada lugar al que va, empoderando a cada miembro a vivir plenamente su potencial.

En MIT fue una estudiante destacada que recibió el Dean Fellowship Award por sus aportes: reconocimiento de mérito por parte del decano de la institución.

Día a día

Cada día en Google, Liat se reúne con su equipo de ingenieros para priorizar proyectos y discutir nuevas ideas.

"En Google hay muchas ideas y muchas oportunidades de implementarlas y eso es interesante porque no pasa en todas las empresas. A la vez, tenemos que priorizar ya que no podemos hacerlo todo", comentó.


Mi mamá siempre me dijo que no hay que ahogarse en un vaso de agua. La vida tiene altos y bajos y hay que estar con la frente en alto en ambas situaciones

Su proyecto se centra en el trabajo con algoritmos de aprendizaje y reconocimiento de voz, para asegurar que los videos de Youtube lleguen sin problema a personas que enfrentan una discapacidad auditiva o están en circunstancias en las que no pueden ver el video con audio.

"Realmente para mí es sumamente gratificante trabajar en esa área, ya que en Youtube se impacta a millones de millones de personas. Para mí es importante beneficiar a personas con discapacidades similares a las mías", aseguró.

Etapa mamá

Liat cuenta, entre risas, que ya no duerme. Tampoco lo hace su esposo David Schultz. Su falta de descanso se debe a la llegada de su hijo Gabriel, de 8 meses. Como padres primerizos, a ambos les ha tocado compaginar su vida laboral con el cuido del bebé.

La ingeniera se muestra muy complacida y califica su matrimonio como uno muy moderno. David y ella comparten las labores del hogar equitativamente y se apoyan en sus proyectos. A David le encanta cocinar y Liat lo odia, por ejemplo. Ambos cuidan a su hijo y le enseñan a vivir en un mundo inclusivo.

Como mujer profesional, trata de balancearlo todo.

"A mí realmente me encanta trabajar. Ahora que soy mamá necesito ser mucho más organizada y priorizar en qué me enfoco. Siento que eso también me ayuda a ser mejor profesional, a ser más ordenada y asegurarme de que todo lo que trabajemos realmente sea importante. Estoy viendo cómo organizar mi horario para ser exitosa como product manager y como madre. Para mí ambas son muy importantes", detalla.

Durante la entrevista, Liat agarra fuerte la mano de su esposo y deja claro que quiere destacar lo importante que ha sido para ella su apoyo.

"Una de las mejores decisiones que he tomado para mi éxito profesional, es realmente haberme casado con David. Él siempre tuvo muy claras mis metas y lo que yo quería. Cuando comenzamos a ser novios, yo estaba aplicando para la maestría y sabía que mi sueño era estudiar y trabajar afuera", contó.

"Cuando uno está en una relación creo que es muy importante tomar en cuenta cuáles son sus metas y cuáles son las metas de la otra persona y determinar si se complementan", añadió.

"Me visualizo liderando la creación de productos tecnológicos que promuevan la accesibilidad y la inclusión en el mundo. Como una mujer con una discapacidad, me gustaría implementar estrategias que ayuden y alienten a las personas con discapacidad y otras minorías a convertirse en miembros productivos de la sociedad", aseguró Kaver.

Sin duda, Liat Kaver ha demostrado que los caminos de la vida no siempre son sencillos. Con su tenacidad, ha trazado un rumbo claro para quienes creen en ellos mismos y le ha dado la espalda a los estereotipos.

Consejos para involucrar a niñas en ciencia y tecnología:

1. Los padres y la familia deben motivarlas a explorar el mundo de las ciencias. No asuman desde el inicio que las niñas son de letras y los niños de números. Nosotras somos buenas en lo que nos apasiona.

2. Exponerlas al tema. Trate de involucrarlas en cursos de computación para que puedan ver que es un área divertida e interesante y no necesariamente complicada o aburrida.

3. Las mujeres que estamos en tech es importante que seamos más visibles. Realmente así ayudamos a que muchas niñas digan: sí se puede y es algo que yo podría hacer. Necesitan reflejarse en alguien. Eso es muy poderoso.

5. Ser conscientes de los estereotipos y tomar iniciativa para luchar contra ellos.

Etiquetado como:
  • liat kaver
  • google
  • una tica en google
  • mujeres en tec
  • women in tech