Tres destinos para bodas paradisíacas

  • Conversemos

  •  

Al planear una boda no se toma en cuenta solo el momento, el vestido o la fecha. La comida y el lugar deben ajustarse a su ideología de vida, a sus gustos y, en todo, caso sentirse parte del escenario casi de forma natural.

En esta edición, proponemos tres sitios donde lo natural, lo ecológico y lo saludable se confabulan en la organización de su boda.

Hotel Sí como no Resort, en Manuel Antonio

Imagínese despertar temprano, refrescarse en la piscina, ir al spa por un par de tratamientos relajantes, almorzar algo deliciosos pero liviano y luego prepararse para el gran evento justo al atardecer. ¿Suena genial verdad?

Esto es parte de la experiencia que promete el hotel Sí como no, ubicado en Manuel Antonio en Quepos, a pocos minutos de la playa.

Esta alternativa es perfecta si lo que busca es un clima cálido cerca del mar. Sus instalaciones ofrecen vistas espectaculares y espacios frescos para realizar la recepción.

Su ideología ecológica aporta frescura a su estancia y espacios como el mariposario son perfectos para una sesión de fotografía previa.

Su exótica locación es para todo aquel que defiende y busca un mayor respeto por el medio ambiente. Provee un escenario de fondo insólito, en contacto con la naturaleza, sin dejar atrás una buena cocina.

Su salón de eventos es perfecto para 100 invitados quienes, al igual que los novios, podrían optar por hospedarse en el mismo hotel.

Otra excelente idea es organizar una fiesta de spa o tener una sesión en pareja, y así disfrutar de tratamientos como el tejido profundo, masajes con piedras calientes, masajes deportivos y suecos.

El hotel cuenta con servicio de guardería infantil.

Ubicación: Manuel AntonioTeléfono: 2777-0777Capacidad para bodas: 100 personas

Villa Blanca Cloud Forest Resort and Nature Reserve

Este lugar es simplemente mágico. Está ubicado en San Ramón de Alajuela en lo que parece ser una burbuja de vida natural y eterna calma.

Sus instalaciones con estilo rústico están exquisitamente decoradas, destacando espacios de convivencia perfectos para disfrutar una copa de vino.

La reserva privada de Los Ángeles da un aire de frescura a sus instalaciones. Como si se tratara de un pequeño pueblito congelado por el tiempo y ajeno a la acelerada vida del siglo XXI, Villa Blanca cuenta con su propia capilla con 840 piezas de cerámica pintadas a mano, vivero, granja y lujosas cabañas con vistas imperdibles y rústicas chimeneas.

Acá, cada detalle cuenta: Desde los muebles hechos a mano hasta la elaboración de sus propios quesos y el cultivo de hortalizas. Todo funciona como un pequeño paraíso ecológico que está en camino de volverse en un espacio sostenible.

Su restaurante ofrece una cuchara costarricense a partir de productos orgánicos de su propia huerta y de pequeños empresarios locales.

Festejar una boda en este sitio en definitiva vale la pena.

Ubicación: El Silencio de Los Angeles | Los Angeles Norte, San Ramón.Teléfono: 8373- 1333.Capacidad para bodas: 120 personas

Santa Juana Rural Mountain Adventure Lodge & Nature Reserve

Este espacio lo trasladará a una Costa Rica de antaño, donde el tiempo pasa lento y se disfruta de pequeños detalles que hacen la diferencia. La naturaleza lo recibirá con brazos abiertos y su visión sostenible lo acompañará durante toda su estancia.

Santa Juana es una excelente alternativa para quienes planean una boda íntima, con pocos amigos y familiares.

En El Mirador podrá recibir a sus invitados y disfrutar de una vista única. Si le agradan los animales, podrá aprovechar los caballos para su sesión de fotografías.

Lo que hace único a este lugar es la calidad de su servicio y su ideología ecológica manejada por lo mismos vecinos de la comunidad de Santa Juana.

Ubicación: Santa Juana de Tarrazú, Naranjito, Puntarenas.Teléfono: 2461-0300Capacidad para bodas: 20 personas

Fotos: Cortesía del lugar.