Aleje las palabras negativas si lo que desea es ser feliz

  • Conversemos

  •  

Las frases negativas, las malas palabras y hasta tener a “gente nube negra” (de esos que roban energía) al lado, es suficiente para que nuestra actitud hacia todo lo que hacemos se vuelva hostil y dificulte así el camino a la posible felicidad.

La psicóloga Sandra Ayales advierte que no se trata solo de sonidos que salen de nuestros labios o palabras de un momento, sino de frases que son procesadas interiormente, que influye en nuestros pensamientos y que al final se traducen en acciones negativas y pesimistas.

Hablar mal de otros o quejarse constantemente influye en su estado de ánimo.
FOTO: Shutterstock ampliar

“No es lo mismo iniciar la semana diciendo qué pereza ir al trabajo con estas presas, que decir: voy a escuchar música o las noticias mientras voy al trabajo”, comentó.

Para la experta, lo principal para dejar de hacerlo es ser consciente de que usamos este tipo de frases y qué momento, esto para aplicar lo que ella llama detención del pensamiento; es decir, proponerse hablar en positivo.

“Pregúntese cómo se siente cuando usa frases negativas y cuando no, será fácil identificar que cuando está en modo positivo se siente más feliz”, comentó, quien asegura que hasta en casos en los que sea necesario hacer correcciones de algún tipo, por ejemplo en niños, también se puede usar un lenguaje positivo.

Ayales dice que cuando se realiza un cambio de actitud este se reflejará en quienes nos rodean.

Recuerde que las frases negativas también retroalimentan, le quitan tiempo de felicidad y no le generan nada bueno. Tener una actitud positiva ante la vida es cuestión de escoger, de decidir ser más feliz.

PUBLICADO: 12 de Enero, 2015 AUTOR: