Anticonceptivos de larga duración ganan terreno

  • Conversemos

  •  

Así como siempre conversamos sobre las últimas tendencias en moda y corte de cabello, debemos hacerlo con los métodos anticonceptivos: esos aliados que nos permiten disfrutar de la vida sexual de forma responsable, que nos ayudan a planificar proyectos y a tomar mejores decisiones con respecto a una nueva vida.

Si bien la mayoría de mujeres se protegen con pastillas o condones, lo novedoso de los anticonceptivos de larga duración están ganando terreno.

Se caracterizan por ser altamente efectivos a largo plazo. Una mujer con un implante hormonal o un dispositivo intrauterino puede mantenerse libre de embarazos hasta por 3, 5 o 10 años, dependiendo del anticonceptivo seleccionado, lo que se ve como un beneficio al liberarse de la toma de pastillas, por ejemplo.

Su efectividad ha demostrado que durante el primer año menos de una de cada 100 mujeres queda en estado de embarazo. Esa es una cifra similar a la de la esterilización. La gran diferencia, en este caso, es que este es un métido temporal.

CONOZCA: 5 mitos sobre las pastillas anticonceptivas 

Marcela Monge, médico ginecóloga de Torre Médica Momentum, explica que en el país, hay métodos anticonceptivos no tradicionales, como el anillo vaginal y los dispositivos intrauterinos.

"Los de larga duración tienen muchas ventajas sobre las tradicionales píldoras anticonceptivas, ya que tienen menos efectos secundarios como las consecuencias reflejadas en las várices. Esto se debe a que son de liberación lenta, local y en muy bajas dosis. Estos métodos no afectan el hígado porque no hay que ingerirlos vía oral. Además de la mayor libertad que encuentran las pacientes por no verse obligadas a estar tomado el tratamiento todos los días¨, especifica Monge.

Para la doctora Flory Morera se tratan de métodos muy nobles que la mayoría de mujeres pueden utilizar, dejando atrás mitos como el de que no son aptos para adolescentes o quienes aún no han tenido hijos.

Entre las alternativas se encuentran el sistema intrauterino (SIU), el dispositivo intrauterino (DIU) y el implante anticonceptivo.

El Sistema Intrauterino es un dispositivo pequeño, suave y en forma de "T". Este debe colocarse por un profesional médico dentro de la matriz. Trabaja a través de la liberación de hormonas en pequeñas cantidades. Su efectividad es del 99.8% y genera un espesamiento en el moco del cérvix que dificulta el movimiento de los espermatozoides para llegar al óvulo y adelgaza el recubrimiento del útero.

Entre sus beneficios destaca que tiene un plazo de duración de 3 a 5 años, se puede extraer en cualquier momento y la fertilidad regresa a los niveles previos tras su extracción, no interrumpe el sexo, las menstruaciones abundantes se pueden hacer más escasas y menos dolorosas, y se puede usar mientras amamanta.

El Dispositivo Intrauterino también tiene la forma de una "T" pequeña, con hilos o cilindros de cobre que el médico coloca dentro del útero. Este libera iones de cobre que inmovilizan a los espermatozoides y dificultan su movimiento dentro de la matriz, pero no impide que los ovarios formen un óvulo cada mes. Su efectividad es del 99% y también es totalmente reversible.

Este método cuenta con una duración de entre 5 y 10 años, dependiendo del dispositivo, no interrumpe el sexo, no se afecta por el uso de otros medicamentos, se considera una buena alternativa para las mujeres que sufren muchos efectos secundarios por los estrógenos.

Finalmente, el Implante Anticonceptivo es un dispositivo casi invisible, de tamaño similar al de un fósforo que se coloca en la piel del brazo. Tiene una efectividad del 99,5% y una vez en su lugar, libera constantemente pequeñas dosis de la una progestina (hormona), para evitar que los ovarios liberen óvulos y para volver más espeso el moco cervical, dificultando el movimiento de los espermatozoides dentro del útero para fertilizar un óvulo.

LEA TAMBIÉN: 5 ventajas del condón femenino 

El implante tiene una duración de 3 a 5 años, dependiendo del dispositivo. También se recomienda a mujeres que se ven afectadas por los estrógenos, se puede emplear seis semanas después del parto y puede disminuir las menstruaciones abundantes y dolorosas en algunos casos.

Aunque los tres métodos son altamente efectivos, el cuerpo de cada mujer es diferente, por lo que siempre se recomienda recibir la asesoría profesional del ginecólogo, para determinar cuál es el mejor para usted.

Fuentes: Laboratorio Bayer, ginecóloga Flory Morera. Marcela Monge, médico ginecóloga de Torre Médica Momentum.

PUBLICADO: 30 de Septiembre, 2016 AUTOR: