Cáncer Colorrectal, el enemigo silencioso

  • Conversemos

  •  

Padecer algún tipo de cáncer marca definitivamente la vida de las personas. Sin embargo, nuestra población muchas veces no se realiza exámenes para identificar si tiene algún padecimiento por miedo al resultado.

El 31 de marzo en el marco del Día Internacional de la Prevención del Cáncer de Colon, la farmacéutica Roche, explicó ciertas indicaciones a tomar en cuenta para evitar más casos de este tipo.

El cáncer colorrectal puede presentarse en el colon, recto o ambas partes, por lo que afecta nuestro sistema digestivo. Esto sucede cuando se genera un tejido anormal en la pared interna del colon o recto, que puede ser maligno.

Para la doctora Vanessa Campos, el adenoma -o la masa que se produce- dura en desarrollarse de 10 a 15 años. Por ello, es vital hacerse exámenes de control para descartar cualquier situación. En Costa Rica, en el 2015, se presentaron 924 casos y 446 de esa población murió. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) este cáncer ocupa el tercer puesto a nivel mundial como el más frecuente en hombres.

Existen algunos factores de riesgo que que no son modificables. Entre ellos están: ser mayor de 50 años, padecer colitis o diabetes tipo 2, pertenecer al género masculino y contar con antecedentes hereditarios.

Los factores modificables se dan realizando actividad física, disminuyendo el consumo de carnes rojas -principalmente embutidos-, y cortando la relación con el alcohol y el cigarro -este último debe eliminarlo del todo-.

Una de las características de este mal es que no presenta síntomas pero algunas señales de advertencia son: heces oscuras y sangrado, sensación de llenura en el intestino, perdida de peso inexplicable, diarrea, dolores abdominales y cólicos.

Joven sobreviviente

Andrés Campos Vargas fue diagnosticado con cáncer a los 29 años. Este enfermero de profesión tuvo que sobrellevar su vida durante dos años con tratamiento para combatirlo y logró vencerlo. El resultado de la colonoscopía demostró un estadío en grado cuatro. En su caso no había familiares con alguna enfermedad, su vida era normal, con actividad física, cero alcohol y cigarro.

Según explica, estas situaciones afectan tanto a los pacientes como a los familiares. Además, la fuerza de voluntad debe ser constante. Campos, a sus 36 años, es sobreviviente y un luchador, también comenta que la alimentación,la buena actitud y la prevención ayudan a sobrellevar el estado.

¿Cómo se puede detectar?

Son cuatro las opciones en exámenes para determinar si se padece cáncer colorrectal. La prueba de sangre oculta en heces, el examen proctológico -es un tacto-, la colonoscopía -que examina todo el colon y el recto-. Y por último la colonografía por tomografía computarizada – son una serie de radiografiás en la zona-.

Cuidados nutricionales

Tanto para la población en general como aquella que padece algún cáncer, la nutrición va a jugar un papel importante para gozar una vida balanceada. Se debe tener en cuenta que antes, durante y después de un tratamiento contra cáncer de colon, la comida es fundamental para una buena recuperación y para evitar una alteración o recaída.

La doctora Ann Echeverri, asistente de la unidad de soporte nutricional del Hospital San Juan de Dios, explica algunos aspectos que hay que tener en cuenta para una adecuada alimentación en estos casos.

Conservar la energía es clave, por eso debe ingerir más calorías a la dieta, disminuir el consumo de fibra e incluir caldos y salsas para que se digieran mejores los alimentos. Tenga presente eliminar la ingesta de pescado y mariscos.

Se deben de cocer por completo los alimentos. Las especialistas recuerdan que mantenerse hidratado es primordial. Lo ideal es que se aproveche para comer cuando el apetito este presente .

Además, hay que tener presente que la limpieza y la manera de preparar los alimentos requiere cuidados especiales como tener tablas especiales y separadas para cortar cada alimento, además suprimir las visitas a restaurantes tipo buffet o autoservicio.

Muchos tratamientos

El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos indica que la tasa de supervivencia a este padecimiento es bastante elevada si se detecta a tiempo, no obstante es relativo dependiendo del estadío en que se encuentre el paciente.

Se pueden combinar varios tratamientos al mismo tiempo para tratarlo. Entre ellos se encuentra la cirugía, la radioterapia y quimioterapia así como las terapias dirigidas -cuando el caso es más avanzado-.

Además la colostomía -una especie de bolsa que acumula los residuos-, se aplica cuando se da una reducción en el intestino, y no logra adherirse nuevamente. Esta opción mejora la calidad de vida de los pacientes, permitiendoles tener una vida normal.