Evada hábitos que caracterizan a las personas infelices

  • Conversemos

  •  

La felicidad es un estado que todos persiguen, que se busca con ansias y que resulta sumamente relativo. Los expertos la definen como la paz que se vive aunque se tengan momentos difíciles.

En estudio realizado por la Universidad de Illinois Urbana-Champaign y Shigehiro Oishi, de la Universidad de Virginia, a 10.000 personas de 48 países distintos concluyó que la mayoría de la gente acepta que la verdadera felicidad es más que una mezcla de sentimientos intensamente positivos, es más como una sensación de "paz" o "contentamiento".

Según publica Psycology Today, la felicidad es un estado de la mente que puede ser intencional o estratégico, solo un poco tiene que ver con cómo se siente. En este punto, los hábitos y opiniones pueden influenciar en si alcanza o no la felicidad.

Las personas negativas pueden tener problemas de depresión que requieren de atención psicológica.
FOTO: unsplash.com ampliar

Silvia Peraza, licenciada en psicología, asegura que la sociedad y en especial las personas pesimistas manejan conceptos errados de felicidad y éxito. El primero responde a momentos de paz todavía cuando están en problemas, mientras que el segundo se refiere a logros materiales como qué tan rico se puede llegar a ser.

Sonja Lyubomirsky, investigadora de la Universidad de California, dijo que aquellas personas que dicen ser felices suelen tomar la iniciativa de salir de sus puntos de conflicto, mientras que aquellos que no lo son se lamentan sin actuar.

A continuación le compartiremos cinco actitudes que caracterizan a quienes dicen no ser felices:

"La vida es naturalmente dura". Las personas infelices se ven a sí mismas como víctimas de la vida y se centran en "mirar y exponer lo que le ha pasado". Cuando lo ideal es enfrentar los momentos difíciles y responsabilizarse de sus posibles errores.

"Creen que no se puede confiar en la mayoría de la gente". La desconfianza de absolutamente todos no traerá buen ambiente. Este comportamiento va cerrando poco a poco las puertas y la oportunidad de relacionarse con los demás.

Lo ideal es que intente confiar en sus compañeros, creer en la bondad de la gente y quitarse de la mente la idea de que todos lo están atacando.

Peraza dice que esa desconfianza no es en realidad por los demás, si no que no confía en sí mismos.

"Se concentran en lo malo" Las personas infelices centran su atención en lo malo y pasan por alto los momentos buenos. Es usual que respondan con un "pero..." a todo, cuando lo correcto sería estar consciente de los problemas y aprender a equilibrarlos.

"Se comparan con otros por envidia" Pensar que a uno no le va tan bien por el éxito de otros es definitivamente un error y aún más comparar lo obtenido con otros, lo que lleva a celos y resentimientos. Quienes son felices saben que la "buena suerte" es fruto del esfuerzo y de un plan previamente trazado.

Peraza advierte que no hay envidia buena, "toda envidia es mala". Es querer una cualidad que otras personas tiene.

"Piensan en el futuro con miedo y preocupación" Dé una oportunidad a lo que puede salir bien. La gente feliz se permite soñar, sorprenderse y sentir el miedo, pero no de vivirlo.

Peraza recuerda que el pesimismo es un síntoma, no es un estilo de vida; por lo que es necesario identificar las razones -si lo creó por baja autoestima o por condiciones que no recuerda-, si es necesario busque ayuda profesional.

PUBLICADO: 26 de Noviembre, 2014 AUTOR: