¿Evita ejercitarse durante su ciclo menstrual?

  • Conversemos

  •  

Hacer ejercicio consecutivamente se vuelve parte de la rutina diaria de muchas mujeres. Sin embargo, puede verse interrumpido por los días del ciclo menstrual. Existe el mito de que ejercitarse durante esos días es perjudicial, por lo que muchas mujeres prefieren evitarlo.

Sentirse incómoda puede ser una de las excusas, pero ¡anímese! Realizar actividades físicas en esos días tiene sus beneficios, ya que hace que se produzcan endorfinas que ayudan a disminuir los dolores durante el período, y aseguran menos cambios anímicos.

Según un estudio realizado por por la marca de productos femeninos Saba, el 21% de las mujeres no conoce la mejor forma de hacer ejercicio durante la menstruación, un 49% de las encuestadas ha faltado a clases de educación física y el 42% que se ejercita regularmente, evita hacer ejercicio un día o más durante la menstruación.

"Hacer ejercicios ligeros como caminar 40 minutos por día, realizar estiramientos, practicar yoga o nadar no está contraindicado si se usan los productos adecuados", aseguró Arlyne Carmona, doctora de la marca Saba.

Hacer ejercicio ligero durante la menstruación no está contraindicado.

"Es recomendado ejercitarse para aliviar los síntomas relacionados con la menstruación, incluyendo los calambres, el dolor de espalda, la retención de líquidos, la irritabilidad y otras molestias", comentó Carmona.

Tips para no morir en el intento:

Protección adecuada: Una opción es el uso de tampones. Al ir colocados en el interior de la Zona V, evitan que el flujo haga contacto con el exterior. Esta opción hará que se sienta más cómoda y podrá moverse con más libertad. Las toallas no pueden ser una opción porque se pueden desacomodar.

Manténgase hidratada: Llevar siempre una botella de agua en la mano mientras se ejercita y disminuir el consumo de sal es ideal, ya que el exceso de sodio provoca hinchazón y retención de líquidos.

Escuche a su cuerpo: Si al momento de ejercitarse siente náuseas, es mejor que disminuya la intensidad del ejercicio.

Cambio de toalla o tampones: El cambio de estos productos se debe hacer cada cuatro horas, esto evita infecciones vaginales.

Visite a su ginecólogo: Hacer revisiones periódicas con el ginecólogo ayudará a detectar enfermedades a tiempo. ¡No lo olvide!

El ejercicio libera endorfinas que provocan felicidad, ¡así que también es probable que se sienta un poco más alegre después del entrenamiento!