Guía de masajes

  • Conversemos

  •  

El spa es una forma de conectarse con una misma y mimarse, gracias a los diversos tratamientos que devuelven la vitalidad, restauran el cuerpo y el espíritu, señala Patricia Fuertes, gerenta del spa Onda, del hotel Andaz y especialista en fisioterapia, salud de la mujer y wellness

“Hacerse masajes, acudir a un spa, mimar el cuerpo es una inversión para la salud, porque lo estético favorece la salud emocional y física y eso hace que te valores como persona”, afirma Fuertes. 

Pero no siempre es buen momento para un masaje. Como explica Gloriana Durán, esteticista de CEM Estética, es necesario tener en cuenta que un masaje puede perjudicar la salud si no estamos en condiciones de recibirlo. 

Una contractura es un nudo que se hace en las fibras del músculo que puede llegar a afectar nervios y en consecuencia hacer que el dolor se irradie a otras partes del cuerpo.
FOTO: Shutterstock.com ampliar

No pueden hacerse masajes las personas con algún tipo de cáncer, mucho menos linfático. Porque se estimula la linfa, que es un líquido que recorre el sistema linfático, y esto puede hacer metástasis.

Si está enfermo no se haga masajes, porque puede pasar la infección de un lugar a otro”. 

Otra contraindicación que señala Durán es la dermatitis ya que, lejos de ayudar, un masaje puede rasgar la piel y extender la alergia. 

Tenga en cuenta esas recomendaciones y anímese a probar los mejores masajes que ofrecen diversos spas en playas, montañas y ciudades del país. 

No se bañe con agua fría después de un masaje. Espere al menos media hora y tome un baño de agua tibia, sobre todo cuando se ha realizado masajes descontracturantes, terapéuticos o de tejido profundo.
FOTO: shutterstock.com ampliar

Guía de masajes:

  • Sugar cane massage, Onda Spa, Hotel Andaz, Papagayo, Guanacaste: Este es el masaje emblemático de este nuevo spa consiste en un masaje con bambú o caña brava, profundo, especial para relajar músculo y tejidos profundos. Se combina en su aplicación, con aceite de oliva y azúcar.  Beneficios: por ser descontracturante, es especial para personas que practican deporte, ya que, además, ayuda a la elasticidad de los músculos. 
  • Masaje con conchas calientes, The Spa by Weston, hotel Westin Conchal, Brasilito, Guanacaste: Masaje profundamente relajante que utiliza terapia de calor y conchas filipinas gigantes, calentadas con arena de mar esterilizada  y calienet, acentuando la presión en brazos, piernas y espalda. El masaje se realiza con aceite de coco y otros aromas que favorecen la relajación.


  • Relajante, CEM Estética: Se trata de un masaje suave, rítmico, con aceites esenciales se realizan unas siete maniobras. Se utiliza mucho el tacto para lograr que la persona se relaje por completo. Es un masaje para todo tipo de persona, desde un bebé hasta un adulto mayor. No tiene que causar dolor, son maniobras muy suaves, la idea es equilibrar el sistema nervioso. Se trabaja rostro, cabeza, hombros, espalda, extremidades, pies. Puede durar de una hora a hora y media.  Beneficios: Se recomienda para cuando la persona se va a hacer un masaje por primera vez, porque con este tratamiento el especialista puede determinar otras necesidades, si hay contracturas, edemas o si la persona necesita otro tipo de masaje.

 

  • Piedras volcánicas en CEM Estética: Es un tipo de masaje relajante en el que se utilizan las piedras volcánicas o piedras de basalto, cuya función es mantener el calor por más tiempo. Muchas estéticas utilizan piedras de río pero no mantienen la misma temperatura que las piedras de basalto. Existe una piedra específica para cada parte del cuerpo, por ejemplo las más pequeñas se usan en los ojos y las más grandes en la espalda. La función principal de estas piedras es extraer calor de una contractura y llevar energía a las siete chakras del cuerpo, para devolver su equilibrio.  Se trabaja la apertura del corazón y del plexo solar para la adaptación de la persona con el entorno. La estimulación se hace con maniobras básicas relajantes, en las que se involucran las piedras volcánicas con aceites naturales. Cada vez que la masajista llega a un chakra, lo estimula para llevar equilibrio a estos puntos energéticos. Las maniobras no son profundas, pero se puede disminuir una contractura, ya que las piedras calientes contribuyen a bajar la inflamación en ciertos puntos. Ayuda a los dolores, una fibromialgia se baja con este tipo de masajes, porque el calor es terapéutico y absorbe los dolores. Contraindicado para personas intolerantes al calor, los que tienen problemas de retención de líquidos, porque el calor empeora esta condición. Tampoco se recomienda en personas con presión alta. 

 

  • Lomi lomi o Hawaiano, CEM Estética: También es catalogado como un masaje relajante, pero en este caso no se utilizan manos, solo antebrazos. Es una estimulación con un vaivén que devuelve a la persona a su vida en el útero de la madre. La música hawaiana, la decoración y las esencias de coco y naranja crean un ambiente relajado y tranquilo. El masaje es una danza con los antebrazos que estimula a nivel emocional. Las maniobras no son básicas, se hacen solo con antebrazo y codo, se hace rotación de piernas, rodillas y articulaciones. La persona que lo hace literalmente tiene que danzar al ritmo de la música. Es un masaje relajante, aunque se logra trabajar contracturas. Se lo puede hacer cualquier persona, no tiene ninguna contraindicación. 


  • Tai, CEM Estética:  Originario de Tailandia, es un masaje que se puede hacer en el suelo o en una camilla, dependiendo de la condición física del cliente. Se recomienda llevar ropa deportiva, que le permita hacer las flexiones y extensiones. Se utiliza una flexión, extensión y presión de articulaciones y músculos. La idea es llevar a las personas a un límite de flexibilidad e ir aumentando su capacidad de estirarse, con el cuidado de no ocasionar lesiones, por lo que no necesariamente se requiere flexibilidad para iniciar con este masaje. Aquí no hay una maniobra específica, sino que se aplican presiones en los músculos haciendo una caminata con las manos. 

 

  • Tejido profundo, CEM Estética: Es un masaje que trabaja con las fibras musculares. La primera parte del masaje es un calentamiento y poco a poco se va haciendo más profundo y se va trabajando la parte del músculo que está entre el tejido y la piel. La primera parte es relajante pero la segunda no tanto, sin embargo hay gente que se relaja con el dolor. Este tipo de terapia lo que hace es trabajar con las fibras del músculo y acomodarlas para que se descontracturen, es un trabajo profundo para oxigenar el tejido. Es más solicitado por hombres y deportistas, por el ácido láctico que se derrama en los músculos como consecuencia del deporte fuerte. En este se aplican varias técnicas, codos, manos, presiones, extensiones y flexiones de articulaciones.  Contraindicaciones: Una fuerza extra puede llegar a desgarrar un músculo, de ahí la importancia de buscar un profesional. Cuando hay inflamaciones no se puede hacer este tipo de masaje. 

 

  • Terapéutico, CEM Estética: Se recomienda en personas que tienen algún padecimiento específico, a nivel muscular o de circulación. Nervio ciático, contracturas permanentes, fibromialgia, o que presenten alguna molestia parcial o permanente. Se puede hacer localizado, por ejemplo si presenta nervio ciático se enfoca el masaje en cadera, glúteo y piernas, hasta el tobillo. Aquí se combinan varias maniobras, las del masaje relajante, digitopuntura o puntos gatillo, además un poco de tejido profundo y percusiones para soltar y aliviar.

 

  • Descontracturante, CEM Estética: Como su nombre lo indica es para aliviar contracturas. Aquí se combinan varias técnicas, incluso se puede utilizar corriente analgésica para aliviar la tensión y luego aplicar masaje profundo o relajante para desmontar las fibras contracturadas. Se usan también puntos gatillo, maniobras con mano, codos, antebrazos. En algunos casos se puede aplicar un medicamento para desinflamar. 

 

  • Drenaje linfático, CEM Estética: Recomendado para personas que se han practicado recientemente cirugías plásticas. Consiste en drenar la linfa con maniobras suaves y superficiales, para ayudar a que esa linfa llegue a los puntos de desagüe. El masaje linfático lo que hace es acelerar este movimientos de la linfa, y lograr que las toxinas salgan más rápido del cuerpo. En el caso de una mastectomía, bajo recomendación médica, se realiza para redirigir el líquido que la linfa debería liberar en los nodos de las axilas, pero que fueron removidos por la operación, entonces lo que se hace es redirigir este líquido al plexo solar para que sea liberado, esto ayudará a aliviar los edemas que se forman. Sin embargo, es necesario que sea indicado por el médico, quien es el que determina que se han eliminado las células con cáncer. 


PUBLICADO: 27 de Mayo, 2014 AUTOR: