Protega su salud ósea con un adecuado consumo de sal

  • Conversemos

  •  

El sodio que contiene la sal regula la cantidad de líquidos el cuerpo y coopera en la transmisión de impulsos nerviosos, pero su exceso puede causar problemas para la salud.

Dos estudios probados en animales demuestran que una concentración elevada de sal favorece el desarrollo de enfermedades como la esclerosis múltiple (EM) y la artritis reumatoide (AR).

El primero de los estudios, presentados en la conferencia La sal de la vida durante el 40 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatologia (SER), evidencia que, in vitro, una concentración elevada de sal ayuda a la generación de células Th17.

Estas células tienen fenotipo patogénico relacionado con enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple.

Para el experimento, los investigadores alimentaron con una dieta rica en sal a un grupo de ratones modificados genéticamente y, con una dieta cuya comida contenía solo una cucharadita de sal al día, al segundo grupo de ratones, a los que también se les había inducido Encefalomielitis Experimental Autoinmune (muy parecida a la esclerosis múltiple).

Los expertos descubrieron que los animales que habían consumido más sal enfermaban antes y sus síntomas de la patología eran más graves.

El segundo estudio, llevado a cabo por la directora científica del Instituto de Salud Musculoesquelética en Madrid, Loreto Carmona, halló una asociación "muy consistente" entre la artritis reumatoide y las personas que consumen mucha sal.

"La sal que se consume está relacionada, de alguna manera, con el desarrollo de la artritis reumatoide", afirma Carmona.

Para su investigación, recabaron datos experimentales en células en cultivo y en ratones que revelaron que una de las vías que produce la inflamación está regulada por un canal de sodio; por tanto, por la sal común.