4 consejos para ser más autocompasivo y feliz

  • Conversemos

  •  

La mayoría de las personas busca la perfección en lo que hace y da su mayor esfuerzo para obtener un resultado que los satisfaga, pero ¿qué sucede cuando el resultado no es el esperado?

Tome un momento para analizar cómo se trata a usted misma cuando comete un error o no logra su meta. Listo. ¿Verdad que no es tan compasiva con usted misma como lo podría ser con un amigo?

Esa falta de autocompasión puede llegar a alterar su estado de ánimo, afectar su motivación e inducirla a reproches injustificados. En cambio, perdonarse y aprender de lo sucedido puede tener beneficios a su salud, en las relaciones sociales y bienestar en general.

Según una investigación de la Universidad de Harvard, las personas con mayor autocompasión presentan los niveles más bajos de ansiedad y depresión, gracias a que logran reconocer cuando están sufriendo y son amables con ellos mismos.

Se puede aprender a ser autocompasivo si toma en cuenta estos cuatro consejos: 

1. Bríndele comodidad a su cuerpo. Inicie comiendo saludable, acostándose temprano y descansando. Consiéntase, tome el tiempo de masajear sus pies, cuello o manos. Salga a dar un paseo o cualquier cosa que pueda ayudarlo a mejorar cómo se siente fisicamente.

2. Escriba para usted. Piense en una situación que le hizo sentir mal (una ruptura sentimental, la pérdida del empleo, una presentación mal recibida), luego nárrela en una carta, pero sin culpar a nadie - incluido usted mismo. Este ejercicio le ayudará a nutrir sus sentimientos y dejar de lado culpas mal fundamentadas.

3. Motívese. Piense en lo que diría a un buen amigo si él o ella se enfrenta a una situación difícil o estresante. Entonces, cuando usted se encuentra en este tipo de situación, dirija estas palabras compasivas a sí mismo.

4. Preste atención y ponga en práctica. La meditación durante unos minutos es un excelente ejercicio que le ayudará a conocerse y estar preparado para aceptar y aprender cuando está en el dolor.

Fuente: Estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard. 

PUBLICADO: 20 de Septiembre, 2016 AUTOR: