Los adaptógenos y el estrés

  • Conversemos

  •  

Dentro de la fitoterapia (terapia a base de plantas), encontramos los adaptógenos, que aunque su nombre suene extraño y complicado, son sustancias que encontramos de manera natural en los alimentos y ayudan al cuerpo a lograr un balance, restauran y protegen al cuerpo de sufrir posibles daños.

Los adaptógenos no son estimulantes como la cafeína o el guaraná, por el contrario, muchos de ellos calman y equilibran el normal funcionamiento corporal. En 1969 el doctor soviético I.I. Brekhman definió 3 factores importantes que caracterizan sustancias adaptógenas: no son tóxicas, presentan actividades no específicas que incrementan la resistencia del cuerpo y regulan o normalizan el funcionamiento del organismo.

Creo que en la actualidad es más que importante hablar de este tipo de sustancias, al igual que cualquier fitonutriente que pueda ayudarnos a contrarrestar las consecuencias del estrés en la vida cotidiana.

Al enfrentarnos ante tanto ajetreo diario, falta de tiempo, tareas laborales, quehaceres domésticos, problemas cotidianos y un corre corre sin fin, nuestro cuerpo debe liberar una hormona llamada cortisol que alerta al organismo sobre la necesidad de "luchar o huir", algo así como "estamos bajo peligro". Cuando esto ocurre, hay una disminución en sus secreciones digestivas y un aumento en la presión arterial. Esto pone a su cuerpo en un estado de estrés constante, que pondrá a trabajar más de la cuenta sus glándulas suprarrenales, estresará su tracto digestivo y lo envejecerá más rápidamente.

Para lidiar con estos problemas, incluir adaptógenos en nuestra alimentación, puede ser una de las mejores herramientas para vivir saludablemente. Aquí algunos de los adaptógenos más utilizados:

El ginseng:

Restaura la respuesta del sistema inmunológico ante el estrés, promueve la longevidad y promueve el crecimiento de células sanas.

Ashwagandha o gingsen de la India:

Incrementa la energía y vitalidad, promueve la longevidad y refuerza el sistema inmunológico.

Rhodiola rosea:

Regula los niveles de cortisol y ayuda al balance hormonal.

Milk Thistle o cardomariano:

Ayuda a la función apropiada del hígado y elimina exceso de estrógeno al apoyar la función normal del hígado.

¿Dónde encontrar estas hierbas?

Actualmente es mucho más fácil encontrarlas en tiendas de salud o macrobióticas. Existen muchos adaptógenos más que podría incluir en su vida, siempre y cuando consulte con su médico y se asegure que no interfiera con algún medicamento que esté tomando.

Muchos de estos adaptógenos se encuentran en cápsula, tintura o en polvo.

Beneficios de los adaptógenos

Mejoran el despempeño mental y físico.

Contrarrestan los efectos negativos del estrés crónico y apoyan la función adrenal.

Ayudan a la célula a eliminar las toxinas producidas de manera natural en los procesos metabólicos.

Ayudan al cuerpo a utilizar el oxígeno de forma más eficaz.

Potencian y aceleran la regulación apropiada de las funciones naturales del cuerpo.

No luche contra el estrés, minimícelo

Respire: Con solo respirar profundamente durante momentos de estrés, le está regalando a su cuerpo un poco de calma durante la tormenta.

Medite: Tome unos minutos al día para meditar, disminuir sus niveles de estrés y regalarse un aumento en su concentración y una actitud más relajada.

Camine: Tome caminatas para despejar su mente y volver a su centro.

Escriba: Quien escribe sus problemas, ideas o miedos, también logran calmar sus niveles de estrés.