¿Por qué las novias se engordan después de la boda?

  • Conversemos

  •  

El estrés que causa una boda también puede generar estragos en el peso de las mujeres. Así de grave es casarse, muchachas. Un estudio publicado por la revista Body Image pesó a 343 novias antes y después de la boda, en Sudáfrica. 

Un mes antes de la boda, casi la mitad de las mujeres aseguraban que querían bajar de peso para la ceremonia. La mayoría no bajó ni un kilo. Al contrario, cuando las pesaron seis meses después de la boda, se dieron cuenta de que habían aumentado dos kilos en promedio.

Las mujeres suelen querer bajar de peso antes de la boda, asegura el estudio
FOTO: Flickr/Foto de Jeremy Reding ampliar

Y se pone más interesante: del grupo inicial, un 13% de las mujeres dijo sentirse presionada a bajar de peso, por su círculo cercano de amigos y familiares. En ese grupo, el aumento de peso fue mucho más dramático.

El resumen del artículo indica que los resultados son especialmente relevantes para que los médicos comprendan cómo varía la autopercepción de las mujeres con respecto a su imagen antes y después de la boda. Es evidente, continúa el estudio, que la insatisfacción corporal está asociada a los cambios que se producen en el peso durante este periódo.

El año pasado, otro estudio había lanzado guiños semejantes: las parejas de recién casados más felices suelen ganar peso con más facilidad que las parejas que no están tan satisfechas o que se sienten menos estables. En esta ocasión, investigadores de la Universidad Metodista Sureña, sometieron a 169 parejas recién casadas a entrevistas dos veces por año para analizar su nivel de satisfacción y controlar su peso.

El estrés que genera una boda puede generar desastres en su peso
FOTO: Foto de la película ¿Cómo impedir una boda? ampliar

Entonces ¿engorda el estrés o la felicidad? En realidad, es difícil determinar cómo reacciona el cuerpo ante las emociones, pero lo que sí podemos hacer, es prevenir el efecto rebote.

Por ejemplo, hay que entender que dejar de comer o reducir la cantidad de tiempos de comida puede ser muy contraproducente porque esta práctica convierte a la comida en un tipo de "recompensa". Cuando termina la dieta, una se vuelve mucho más propensa a ingerir comida poco saludable, de esa de la que nos privamos durante tanto tiempo.

Entonces ya sabe: si va a casarse, coma bien en vez de dejar de comer. Y si va a ser una mujer "felizmente casada", séalo saludablemente y empiece a hacer ejercicio de una vez.

PUBLICADO: 19 de Marzo, 2014 AUTOR:

Etiquetas