Los perfeccionistas sufren más de ansiedad

  • Conversemos

  •  

Las personas perfeccionistas, inquietas y aceleradas, son las más expuestas a sufrir ataques de ansiedad, señaló el psiquiatra del Hospital General del Zona, Número 21 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de León, Guanajuato, Juan Bonilla Torres.

El especialista señaló que los adultos jóvenes son quienes más padecen ansiedad y la desarrollan en esa etapa de la vida. Recomendó a la población evitar sustancias como el alcohol, disminuir los factores de estrés, todas las dietas liquidas que puede provocar exaltación física o emocional, llevar una vida tranquila y convivir con la familia.

Los comportamientos acelerados y perfeccionistas pueden ser factores desencadenantes de crisis de pánico o ansiedad, dijo. Se denomina ataque de ansiedad a todo aquel miedo exagerado no relacionado con una situación determinada, que llega a provocar terror en el sujeto y altera su forma de vida, explicó. El psiquiatra dijo que la mayoría de los pacientes llegan al servicio de urgencias con sensación de ahogo, taquicardia, sudoración profusa fría, palpitaciones, náuseas, malestares corporales y adormecimiento de manos y piernas. 

Los comportamientos acelerados y perfeccionistas pueden ser desencadenantes de crisis de pánico o ansiedad.
FOTO: Shutterstock.com ampliar

"El no saber que les está ocurriendo, desencadena más miedo e incertidumbre en los pacientes."

"Llegan con temor de que algo les va a suceder, algo les va a ocurrir, que puede ser miedo, temor a morir o a volverse locos", explicó. Sugirió que al presentar este tipo de síntomas, acudir con su médico de cabecera para que sean canalizados al servicio de psiquiatría. Dijo que muchos de los pacientes cuando llegan con el psiquiatra ya han sido atendidos por otros médicos y llegan con un montón de radiografías y medicamentos.

El especialista comentó que el 90 por ciento de los casos son curables con un tratamiento. Las personas con ese problema de salud, además de la sensación de ahogo, expresan dolor de pecho, latidos acelerados del corazón, transpiración, temblor, estremecimiento, entumecimiento de cara y cabeza, debilidad, hormigueo en brazos y piernas, insomnio, temor a perder el control emocional y pesadillas.

Precisó que no necesariamente una persona con ataques de ansiedad o pánico debe padecer depresión, no obstante la depresión sí pueda presentar dichos cuadros, por lo que se deben tener claridad sobre los síntomas.