Entienda sus piernas y libérese de las várices

  • Conversemos

  •  

Todo comienza como un cambio de coloración, notamos una mancha morada en las piernas, que al presionarla se vuelve blanquecina. Este es el primer síntoma de una circulación deficiente y puede ocurrir desde la temprana edad de los 20 años. 

Las várices son dilataciones de las venas que se producen ante un mal funcionamiento de estas. Estos vasos son parte del sistema circulatorio que comprende una bomba que es el corazón, un sistema de distribución que son las arterias y uno de recolección que son las venas. 

El problema de las venas es que a nivel de los miembros inferiores tienen que recolectar y dirigir la sangre en contra de la fuerza de gravedad sobre todo cuando la persona se encuentra de pie, lo que se complica un poco por el hecho de que la sangre no se moviliza en forma continua si no por medio de impulsos”, comentó el doctor Marcial Fallas médico vascular periférico.

Las várices afectan más a las mujeres.
FOTO: Shutterstock.com ampliar

Para lograr que la sangre circule de los pies al corazón las venas cuentan con unas válvulas que impiden que se presente el reflujo y que la sangre avance en contra de la gravedad.  

Al tener problemas con estas válvulas es que se inicia la congestión y por ende la presencia de varicosidades, que hacen que el flujo sanguíneo no sea normal por lo que se presenta una reacción inflamatoria que lleva a las complicaciones típicas como dolor, inflamación y cambio de coloración.

"Se calcula que las várices son un padecimiento frecuente presente en un 30% a 60 % de la población adulta. En los países occidentales, se dice que 1 de cada 2 mujeres y 1 de cada 4 hombres las padecen. "

Tratamientos

La forma usual de tratar los vasos pequeños y que aún se usa es la esclerosis o inyección con líquidos, para esto se usan diferentes tipos de agentes con características y concentraciones dependiendo del tamaño y la respuesta de cada persona.

Para el tratamiento de las várices grandes usualmente se realizaba la cirugía que consiste en abrir la piel a nivel de las venas afectadas y extraer las venas dañadas en diferentes formas según el tipo de daño. 

Actualmente lo más novedoso es la radiofrecuencia, un procedimiento poco invasivo que se utiliza en el caso de vasos de cierto tamaño y características buscando desaparecer las venas varicosas con un riesgo mucho menor para los pacientes al evitar anestesia general ya que se efectúa con anestésicos locales, además presenta una recuperación más rápida y un excelente resultado estético.

Otro de los métodos utilizados en la actualidad y que por su precio y simplicidad ha logrado popularidad es la esclerosis con espuma que se utiliza en el tratamiento de venas grandes y de mediano tamaño. 

Un tratamiento alternativo es el masaje circulatorio que según explicó Ana María Rodríguez, experta en este tipo de procedimientos, consiste en la estimulación de la circulación. Se inicia con movimientos lentos que poco a poco van aumentando hasta convertirse en un masaje cada vez más fuerte. El masaje se hace en forma ascendente, desde el tobillo hasta el muslo, logrando que la vena quede drenada.  Rodríguez recalcó que este procedimiento lo debe realizar un profesional y para lograr resultados permanentes debe ser constante con las sesiones.

En casa también se puede dar seguimiento a este tratamiento de acuerdo con las recomendaciones del especialista. 

Incluya ajo en su dieta

Rodríguez asegura que para lograr una adecuada circulación es necesario hacer que la sangre sea más líquida. Y de acuerdo a su propia experimentación, uno de los alimentos que más logra este tipo de efecto en la sangre es el ajo, el cual contribuye a que la sangre se libere de toxinas y que las venas se aligeren, se oxigenen mejor y hace más fluido el transporte de la sangre. Eso sí, advierte que debe consumirse en su estado natural (o en cápsulas) ya que con la cocción pierde sus propiedades.

Factores de riesgo 

Hay circunstancias que predisponen a la formación de las venas varicosas, algunas las podemos controlar, otras no: permanecer mucho tiempo de pie, el sobrepeso y el uso de hormonas como las pastillas anticonceptivas o terapias de reemplazo hormonal, también puede influir el género, la genética y la edad.  En personas con un factor hereditario  el padecimiento se puede presentar desde la infancia.

Fuentes: Ana María Rodríguez Bejarano, especialista en masajes y circulación del Instituto de Reumatología de Barcelona, España (anamariarodriguez12@hotmail.com)  / Dr. Marcial Fallas médico vascular periférico Centro Vascular Avanzado-Omega (Tel:.l 2522-1000 ext. 6810 / 8393–2200  www.vascularperiferico.com /



PUBLICADO: 23 de Agosto, 2014 AUTOR: