Todo sobre los riñones, los purificadores del cuerpo

  • Conversemos

  •  

Imagine que sus riñones son pequeños filtros que depuran lo que su cuerpo no procesa o aquello que le hace daño. Le explicamos por qué es importante cuidarlos y cómo detectar fallos.

Nacemos con dos riñones. Cada uno tiene el tamaño de un puño y la forma de un frijol. Se ubican en la parte media de la espalda, cerca de la caja toráxica, uno a cada lado de la columna vertebral.

Ahora que los tenemos ubicados y nos los imaginamos a la perfección, vamos a comprender su importancia: son un par de órganos vitales que limpian la sangre y la mantienen equilibrada químicamente.

Nuestros riñones semejan pequeñas máquinas de reprocesamiento: cada día procesan 190 litros de sangre para eliminar cerca de dos litros de desecho y exceso de agua. Estos se convierten en orina, que fluye hacia la vejiga a través de los conductos uréteres. La vejiga los almacena, hasta liberarlos al orinar.

Suena importante, pero ¿por qué la sangre debe filtrarse?

Los desechos de la sangre vienen de la descomposición normal de tejidos y de los alimentos. El cuerpo envía los desechos que aprovecha de los alimentos a la sangre. Si los riñones no los eliminaran, se acumularían en la sangre y dañarían el cuerpo.

Dentro de cada riñón existen alrededor de un millón de nefronas, que son minúsculas unidades que remueven los desechos. Allí, se hace una especie de filtración, que mantiene las proteínas y células normales en el torrente sanguíneo y elimina los desechos y el exceso de agua.

Los riñones miden la cantidad que hay de compuestos químicos como sodio, fósforo y potasio y los libera regresándolos a la sangre para que permanezcan en el cuerpo. De esta manera, los riñones regulan los niveles corporales de estas sustancias. El equilibrio adecuado es necesario para la vida.

Además de eliminar los desechos, los riñones liberan tres hormonas muy importantes: eritropoyetina, o EPO (estimula a la médula ósea para producir glóbulos rojos), renina (regula la presión arterial), calcitriol (la forma activa de la vitamina D, que ayuda a mantener el calcio para los huesos y para el equilibrio químico normal en el cuerpo).

Ahora que ya nos convencimos de la importancia de tener nuestros riñones sanos, pasemos a la parte de ¿por qué fallan?

Cuando los riñones fallan

Nuestro país tiene una distribución de causas de fallo renal como la mayoría de los países en el mundo.

En Costa Rica, las principales causas son:

- Diabetes

- Hipertensión

- Fármacos

- Nefropatía mesoamericana: una enfermedad que se da principalmente en Guanacaste y en la costa pacífica o región chorotega.

El doctor Guillermo Rodríguez, nefrólogo del Hospital Calderón Guardia, subraya la obesidad como una de las principales causas independientes. La persona obesa, aunque no padezca de hipertensión o diabetes, tiene fallos en los mecanismos hormonales, circulatorios e inflamatorios.

Los riñones dejan de funcionar correctamente cuando se lesionan las nefronas, a menudo como resultado de lesión o intoxicación. Casi todas las enfermedades de los riñones destruyen las nefronas lenta y silenciosamente. Quizá pasen muchos años antes de que se manifieste el daño.

El doctor Rodríguez señala que algunos fármacos, especialmente los antiinflamatorios, si se toman de manera indiscriminada, pueden ser causa de alteraciones renales. Cualquier persona que tome analgésicos en forma regular deberá consultar a un médico para asegurarse de que sus riñones no corren ningún riesgo.

Algunas personas nacen con solo un riñón, pero pueden vivir una vida normal y sana. Cada año, miles de personas donan uno de sus riñones para trasplante a un familiar o amigo.

Señales de alerta para acudir al nefrólogo

"Si un individuo sano tiene 100% de capacidad y funcionalidad renal global, puede llegar a perder el 70 u 80% y hasta ese momento puede comenzar a dar manifestaciones. En su mayoría pueden ser irreversibles", aseguró el nefrólogo.

La enfermedad es silente y eso es un problema pues el ser humano solo consulta con el médico cuando siente molestia. Es necesario reforzar la prevención.

- La retención de líquidos. Si nota que los pies se les hinchan (edema).

- Orina espumosa. Cuando la espuma es abundante (como si orinara jabón) eso sugiere una gran carga de proteína.

- Problemas en manejo de presión arterial. Una clara señal de que debe comenzar a evaluar sus riñones.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

Fumadores, adultos mayores y personas con familiares con enfermedad renal tienen mayor probabilidad de un fallo renal.

Después de los 70 años, los riñones trabajan a una menor capacidad, por lo que los fallos son más frecuentes.

Tome en cuenta que la enfermedad de los riñones no duele, menos de 1 de cada 10 pacientes van a tener dolor como alerta. No se dan cuenta de que tienen problemas de riñones hasta mucho tiempo después, cuando el daño no es reversible. Por ello, es importante acudir al nefrólogo al menos una vez al año.

¿Si la espalda duele puede ser señal de fallo en riñones?

No necesariamente: 7 de cada 10 lumbalgias tienen causas osteomusculares (ortopédicas). Además, anatómicamente, los riñones tienen una ubicación más alta de lo que las personas tienen conciencia.

¿Si tengo incontinencia urinaria, mis riñones están fallando?

La incontinencia por sí sola no produce enfermedad renal. Sin embargo, sí es un factor de riesgo para infecciones. Las infecciones de orina frecuentes sí se pueden asociar al fallo renal.

En ese caso, lo mejor es consultar con un urólogo.

La dieta para unos riñones sanos

Hidratación.

Es muy importante. Existen debates debido a cuánta agua se debe tomar al día. La cantidad va a depender de variables individuales. Va a variar dependiendo de humedad y temperatura de mi ubicación, por ejemplo, además de mis requerimientos personales.

La cantidad de agua que consume debería ser suficiente para que produzca litro y medio a dos litros de orina al día.

Tome en cuenta que puede que se les restrinja el volumen de ingesta de líquidos si ya tiene padecimiento o un grado de enfermedad renal pues tomar mucha agua puede representar una sobrecarga de trabajo para sus riñones.

Consumo de sodio.

¿Sabía que los costarricenses duplicamos el promedio de ingesta de sodio indicado para población sana? De acuerdo con el doctor Rodríguez, el consumo de sodio excesivo debería ser considerado problema de salud pública pues se asocia con hipertensión, daños cardíacos y problemas de riñones.

Para que se dé una idea del problema, para individuos sanos, la Organización Mundial de la Salud recomienda 5 gramos de sodio al día. Alguien que padece de los riñones no debería de consumir más de 3 gramos diarios. El costarricense promedio consume 11 gramos de sodio al día, de acuerdo con datos de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Costa Rica.

Es indispensable evitar las comidas preparadas, las comidas rápidas, el exceso de sal en comidas caseras, las grasas y las harinas. Siempre consulte las etiquetas nutricionales para ver si el alimento contiene demasiado sodio.

PUBLICADO: 22 de Agosto, 2017 AUTOR: