¿Por qué necesitamos edificaciones idóneas para adultos mayores?

  • Conversemos

  •  

Conforme pasan los años, las personas van adquiriendo cierto tipo de necesidades, especialmente dentro de sus hogares y en locales comerciales. Se vuelve indispensable contar con estructuras que faciliten un envejecimiento activo.

Verdeza es una obra en Costa Rica concebida para satisfacer las necesidades de esta población. El cuido y la comodidad de los adultos mayores debe ser una prioridad, ya esta población, mayor de 60 años, va en aumento en todo el mundo, según el informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) 2015. 

Evelyn Barrientos, gerente de enfermería de Verdeza, comenta que problemas de movilidad y deterioro cognitivo son los que más aquejan a los adultos mayores. Algunos presentan limitaciones de fuerza, atrofia muscular o artritis, desgaste auditivo o visual y hasta dificultades para expresarse.

Aunque muchos adultos ven limitadas sus actividades por ciertas condiciones y requieren ayuda para desenvolverse en su vida cotidiana, eso no quiere decir que renuncien a su socialización,o a tener una vida activa.

La gerontoarquitectura inspira los edificios del futuro.

La arquitectura ofrece una solución desde la gerontoarquitectura, un área que aborda temas de salud, sociológicos, urbanísticos, psicológicos y de apoyo para la tercera edad en el diseño de espacios para mayores. El fin común de estos enfoques es que los diseños ayuden a las personas a vivir mientras envejecen.

"A nosotros, como arquitectos, nos toca asimilar esa informacion, innovar en los espacios y generar calidad espacial. Para las personas mayores, se busca crear, por ejemplo, espacios de recogimiento, zonas de lectura, cocina terapéutica, salas de belleza, zonas de masaje, etc. Aunque también hay requerimientos especiales para quienes tienen condiciones complejas como Alzheimer", explica el arquitecto David Romero-Uzeda, de la oficina Dominique Coulon et associés, ubicada en Francia y creadora de diferentes proyectos públicos para adultos mayores.

Dentro de esta corriente de arquitectura para adultos mayores, surgen las residencias para envejecer. Se trata de lugares para personas mayores, en donde cada individuo tienen su hogar y su vida autónoma, y allí mismo reciben servicios de salud y la asistencia doméstica o social que requieran. Verdeza, un residencial para adultos mayores ubicado en Escazú, es un ejemplo de este modelo en Costa Rica.

"Este lugar surgió para dar una respuesta integral a las necesidades de esa población, con espacios diseñados especialmente para ella, aptos, agradables y seguros, con atención personalizada y sobre todo, con el fomento a la independencia. Nosotros creamos posibilidades de interacción social y estimulación cognitiva. Este es un lugar con todos los elementos para vivir los años dorados a plenitud. Es un edificio diseñado para hacer todo accesible a la población adulta mayor", explica Alejandra Zamora, gerente de operaciones y ventas de Verdeza.

Algunos arquitectos, en su proceso de investigación para diseñar espacios para mayores, apuestan por convivir con ellos por un tiempo, con el fin de conocer sus necesidades y proponer soluciones espaciales.

Así, han encontrado dificultades de esta población en ciertas áreas y soluciones para casos como:

  • Luz. La falta de luz puede ocasionarles caídas o accidentes mortales; los mayores prefieren iluminación indirecta y de ambiente.
  • Ventanas. Las ventanas ayudan a la iluminación natural, por lo que se recomiendan grandes, pero de altura al alcance de los mayores, para que puedan abrirlas y cerrarlas a necesidad.
  • Acústica. Los mayores prefieren sitios silenciosos, tanto internos como externos.
  • Superficies. Deben ser lisas, niveladas para evitar caídas y también para facilitar el tránsito de sillas de ruedas. Se debe priorizar el uso de pisos antideslizantes.
  • Pasillos. Se requiere que sean amplios, sin gradas, para que transite con facilidad por ellos cualquier silla de ruedas.
  • Muebles. Deben adaptarse a la altura de una silla de ruedas para facilitar la independencia para realizar diferentes actividades.
  • Puertas, gavetas y ventanas. Las puertas no deben ser muy pesadas y tampoco las gavetas o ventanas. Se recomienda usar manijas o picaportes en vez de llavines de girar
  • Colores. Los colores también afectan el ánimo, por lo que deben ser aliados para enfrentar episodios depresivos. Tonos rosados y verdes suaves ayudan a sentir paz, mientras que rojos y naranjas pueden aumentar los niveles de energía.
  • Barandillas y agarraderas. Facilitan el soporte para levantarse y sentarse. Deben estar fuertemente adheridos a las paredes de baños, escaleras y otros puntos clave de la casa.
  • Baños. Se recomienda usar pisos antideslizantes. La grifería debe ser amigable con quienes tienen artritis, deben tener luces que eviten chocar con muebles y caer. Los enchufes y muebles deben estar a una altura adecuada para usarlos desde una silla de ruedas.

En Costa Rica, según la Encuesta Nacional de Hogares, en 2016 la cantidad de adultos mayores de 60 años sumaba 681.000, más del 10% de la población total. Por lo que debe ser nuestra prioridad estar atentos a su cuidado.