El alcohol y sus combinaciones peligrosas

  • Conversemos

  •  

Disfrutar de unas cervecitas con moderación y buena compañía está muy bien, pero sepa que algunas cosas no combinan con el alcohol. Fumar es una de ellas, según Educalcohol las personas fumadoras toman más que las no fumadoras y la mayoría de las personas alcohólicas consumen cigarrillos.

Se estima que 85 de cada 100 personas con dependencia al alcohol fuman, tres veces más que la población general. Un estudio publicado en la revista científica Psicofarmacología reveló que entre más alto es el nivel de alcohol en la sangre, el deseo de fumar es mayor y más intenso.

"Existe una conexión entre el alcohol y el tabaco", aseguró Mónica Solórzano, Directora Ejecutiva de  Educalcohol Costa Rica. Según la especialista, muchas personas experimentan un antojo repentino por un cigarro cuando toman en exceso y se sabe que las personas que dejan de fumar pueden recaer gracias a una borrachera.

"Mantener un consumo moderado de licor no solo será compatible con un estilo de vida saludable, sino que le permitirá a las personas que deciden consumir bebidas alcohólicas, prevenir otras conductas de riesgo como encender un cigarro", comentó Solórzano.

Según investigaciones hechas por la Universidad de Costa Rica y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), en Costa Rica, 14 de cada 100 de personas ha tenido un consumo reciente de tabaco.

Los colores de las mezclas peligrosas

Hay cuatro alertas que una persona debe tener en cuenta si va a combinar el alcohol con algo más. En la luz roja, la más grave, está la combinación de las bebidas alcohólicas con otras drogas, una de ellas es el tabaco.

En la luz amarilla se encuentran otras mezclas peligrosas como alcohol con bebidas energizantes, esto causa que las personas sean más propensas a lastimarse o ser lastimados, requerir atención médica, tener actitudes que ponen en riesgo su vida, ser víctimas de abuso sexual, entre otras.

La luz morada es un indicador muy peligroso ya que combina el alcohol con sedantes, esto crea un efecto de refuerzo mayor que si las dos sustancias se consumieran por separado.

Finalmente, están las combinanciones de luz verde, es decir, las que carecen de efectos nocivos y al contrario son positivas. Un ejemplo es el licro con las comidas, principalmente alimentos que contienen mayor grasa como chicharrones o pizza pues la grasa retrasa la llegada del alcohol a la sangre por lo tanto si toma con medida no va a llegar a un estado etílico tan rápido como alguien que no ha comido.

Fuente: Educalcohol (tel.: 2290-5570).

Etiquetas