7 consejos para saber vestir en la oficina

  • Conversemos

  •  

Existen reglas básicas que se deben cumplir según los códigos de vestimenta, que no aplican para la ropa casual pero que si hay que cumplir estrictamente en la vida laboral.

Por ello, primero conozca el concepto entre ropa formal e informal:

Vestimenta formal

Es toda aquella ropa que requiere más seriedad y permite estar cómodo sin perder el profesionalismo. Se utiliza más en actividades como bodas, graduaciones, reuniones importantes y en el trabajo.

Vestimenta informal

Son las telas de algodón o de punto que tienen más comodidad ya que no son requeridas en actividades formales. Estos atuendos son más recomendables en eventos de fin de semana, o para actividades sociales con amigos y familiares.

¿Porqué es importante separar estos códigos de vestimenta?

Según Jessica Cascante, asesora de moda de The Style Room Costa Rica, es fundamental que la gente pueda diferenciar qué utilizar en cada una de las situaciones. Primero, por respeto a la actividad a la que se va a asistir, y segundo, porque la vestimenta refleja la personalidad de cada persona.

Conociendo entonces los diferentes códigos de vestimenta, tome en cuenta los siguientes 7 consejos para elegir un vestuario acorde a la oficina o para actividades formales:

1. Revisar el código de vestimenta: Es importante seguir las indicaciones de vestimenta que el patrono exige. Sin embargo, si en el trabajo le permiten ropa casual, cuide mucho la forma de vestir. ¡No pierda el profesionalismo por vestir "más cómoda"!

2. No use ropa reveladora: No es lo mismo asisitir a una boda con un vestido de cóctel sexy pero discreto, a presentarse con una falda muy corta, un escote pronunciado o hasta en tennis. Esto, debido a que nos encontramos en un ambiente profesional. Recuerde que la ropa refleja su personalidad.

3. Colores sobrios: Los colores sobrios profesionales son: gris, azul, verde oscuro, rojo, blanco y negro. A estos se pueden sumar otros colores que no sean muy llamativos. Si los colores se combinan entre si, se ve mucho mejor y más suave.

4. Que denote profesionalismo: En la oficina lucen muy bien los vestidos o faldas por la rodilla. Los pantalones, preferiblemente deben ser holgados y camisa de seda no transparente.

5. Accesorios y joyas: Son ideales los más discretos, pequeños y los de colores sobrios.

6. Tipos de zapatos: Ejecutivos, formales y cerrados. No use sandalias, botas, ni plataformas o puntas exageradas. Para el trabajo es bueno pensar en el calzado clásico, elegante y sobre todo cómodo.

7. Ropa restringida: Evite el vestuario de encajes, cuero, telas elásticas y brillos. Con respecto a los pantalones de mezclilla, se recomiendan los más oscuros excepto los desteñidos o rotos. Estos hacen que luzca mal presentada en el trabajo.

Por último, Luigina Campos, asesora en imagen de A la moda con Luigina, agrega que el tipo de bolso, el estilo de uñas y el maquillaje, son parte de un buen complemento para lucir de forma adecuada y formal en la oficina.

"Los bolsos se recomiendan estructurados, con forma, medianos y de colores lisos. En uñas, es mejor lisas o francés y nunca fosforescentes. Para el maquillaje, no es necesario una cara lavada pero, sí un color suave sin ahumados profundos o labios muy encendidos", detalló Campos.

Fuentes:

Jessica Cascante, asesora de imagen de The Style Room Costa Rica.

Luigina Campos, asesora de imagen de A la moda con Luigina.