Jean Paul Gaultier y Valentino presentaron sus colecciones primavera-verano

  • Conversemos

  •  

La mujeres convertidas en mariposa de una colección sexy que deslumbró a los fans de Jean Paul Gaultier y el universo refinado y onírico de Valentino dominaron este miércoles las pasarelas de la alta costura primavera-verano en París.

El diseñador francés dio rienda suelta a la fantasía y la imaginación para una colección  que transformó a la mujer en mariposa, y viceversa.

En total hubo 46 modelos, tan variados como la vida misma o las mariposas de la naturaleza, que desfilaron por la pasarela de Gaultier donde se dieron cita admiradores, fashionistas y famosos.


Mariposas las hubo de todos los colores y formas, pero la que desató una salva de aplausos fue la modelo erótica y actriz norteamericana de cabello negro Dita Von Teese en corsé turquesa como las alas de las morpho mexicanas, enmarcadas en terciopelo negro.

Gaultier contó que la idea de hacer una colección sobre las mariposas le vino en Londres. "Estaba en una tienda llena de mariposas, vi los colores y después las formas. En la naturaleza está todo inventado".

La pasarela de Valentino

Con Valentino, la alta costura cobra todo su sentido. Fueron necesarias 1.500 horas de taller para realizar un tapado decorado con vegetales y animales, precisa una nota entregada a los invitados. Y 550 horas para colocar plumas en otro modelo.

Los dos creadores Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli imaginaron nuevamente un universo onírico, encantador.

Se vieron vestidos en tul transparentes que hacen pensar en una bailarina, uno de los cuales tiene bordada una serpiente, que demandó 350 horas de trabajo.

Otro, largo, que se llama El jardín de Edén también esta hecho de tul con Adán y Eva en su Paraíso bordados con hilo dorado. En el modelo siguiente, aparece un tigre en un tapado de cachemira gris.

La casa italiana propuso además vestidos más sobrios que dejan libertad de movimiento al cuerpo, aunque sugieren sus formas, con cierta desnudez en la espalda.

El gris y el beige dominaron la colección Valentino, destinada a una mujer con espíritu cambiante, deseosa de prendas muy refinadas.