Museo de la Moda de París celebra los años cincuenta con elegante muestra de diseñadores

  • Conversemos

  •  

En los años cincuenta, Christian Dior, Jacques Fath y Cristóbal Balenciaga dictaban la moda desde París antes de ceder el paso al prêt-à-porter.

Fueron los años de la elegancia y 100 modelos y accesorios intentan demostrarlo en la exposición Los Años 50 , que relata esa aventura en el Museo de la Moda de París.

La muestra que ofrece el Palais Galliera, y que estará disponible del 12 de julio al 2 de noviembre, arranca en 1947, justo después de la Segunda Guerra Mundial.

"Los cincuenta fueron también la época de los patrones de papel que difundían las revistas de moda a mujeres en todo el mundo, ávidas de reproducir el último modelo lanzado en París. "

Fue entonces cuando Christian Dior lanza su primera colección, bautizada N ew Look por Harper's Bazar.

Abrió camino a una década en la que triunfaron la talla de avispa, las faldas amplias muy largas, vestidos bustier y los bordados, que inspiran a los diseñadores hasta el día de hoy.

"Fue una década que concentró todo el mapa de la moda occidental”, explicó el director del museo, Olivier Saillard.

Schiaparelli, Chanel, Jacques Heim, Pierre Balmain, Jacques Griffe, Hubert de Givenchy y Pierre Cardin coincidieron en esta época dorada.

Sin embargo, los que dictaban desde París los cánones de la moda eran en realidad tres. Uno de ellos era Dior, que concentraba el 49% de las exportaciones de la alta costura francesa y que, a pesar de su timidez, sabía utilizar a los medios

El reinado de Christian Dior eclipsaba la hegemonía de Coco Chanel. Ella criticaba el lado rígido y encorsetado de esta moda para princesas que hacía furor entre las mujeres más elegantes del momento, incluyendo Eva Perón, despampanante en Dior en las galas del Colón. La septuagenaria Coco contraatacó inventando el traje sastre de silueta recta, que liberaría a la mujer en la década siguiente.

Los otros dos que dominaban la moda de los cincuenta eran el inaccesible y enigmático Balenciaga, arquitecto de la moda, y Jacques Fath, el Jean-Paul Gaultier de la época, bromeó Saillard.

Entre sus ocurrencias iconoclastas menciona un vestido de fiesta –incluido en la muestra– con granos de maíz engarzados como joyas.

En 1947 había 106 casas de alta costura en París. Diez años más tarde, solo quedaban 32. Jacques Fath muere en 1954 y la casa apenas sobrevive hoy como marca de perfumes. Dior fallece en 1957, entrando en escena un joven y tímido delfín de 21 años formado en sus talleres, Yves Saint-Laurent, futuro artífice de une revolución que a partir de los 60s marca el advenimiento de la mujer moderna.