Óscar Hernández: de agrónomo a diseñador de moda

  • Conversemos

  •  

Óscar Hernández creció entre caballos, cinchas y montas. De grande decidió estudiar agronomía y se dedicó durante años a brindar asesorías privadas. Años más tarde y sin dejar de ejercer su primera carrera se aventuró en medicina; no obstante, eso no era suficiente. Justo antes de cumplir los cuarenta se propuso emprender un nuevo proyecto que lo sumergió en el diseño de modas.

El ahora creador de accesorios y ropa para hombre confiesa que su idea inicial no era una nueva profesión, sino un negocio que apoyara la creatividad y plasmara la historia de Costa Rica.

Los bolsos y la bisutería para hombre son algunas de las ofertas de la marca Toribio.
FOTO: José Díaz ampliar

Para lograr su objetivo necesitó un año de investigación, entender más a fondo la industria de la moda lo llevó a incorporarse en el 2014 a las aulas del London College of Fashion, sitio donde logró concretar el concepto de lo que hoy es Toribio.

Los bolsos, fajones y chaquetas que se ofrecen a través de redes sociales y en un taller en Escazú están inspirados en la infancia y la experiencia de Hernández.

"Es una propuesta de color principalmente para los hombres, es un público que se ha dejado de lado. Hago uso de la practicidad y confort manteniendo el sello costarricense", explica.

Los productos de Toribio además de estar confeccionados con materiales de primera calidad importados de Italia, Reino Unido y España, cuentan con una historia que hace única cada pieza.

Manzanillo es un ejemplo de ello. Se trata de un bolso "playero" de franjas en dos tonos distintos con detalles estampados en su interior que fue inspirado en la playa del mismo nombre.

Por dentro. El cuero y las pieles son dos de los elementos más constantes en los productos Toribio. Pero no se trata de cualquier material. Hernández asegura que personalmente conoce del origen de estos materiales, lo cual le permite garantizar su calidad.

Óscar Hernández es el talento detrás de la marca Toribio.
FOTO: José Díaz ampliar

"Acá en Costa Rica tenemos un problema importante: no sabemos tratar los cueros. Por ello, tenemos que importarlos". Además de otros materiales como los tintes naturales a base de agua.

Hernández dice que por el momento Toribio no es suficientemente rentable para dejar definitivamente su trabajo como agrónomo. No obstante, confiesa que desde su presentación en el Mercedes-Benz Fashion Week San José el pasado mes de abril se le abrieron puertas interesantes que prometen catapultar su producto.

De momento su taller trabaja en el abastecimiento de productos y en nuevas colecciones que espera abran oportunidades de venta tanto dentro como fuera de Costa Rica. Otro de los proyectos que se avecina es la producción de Toribio en Italia "partiendo de que el laboratorio creativo se quedará acá en Costa Rica".

PUBLICADO: 16 de Junio, 2015 AUTOR: