Ropa interior a la vista ¿Cómo lucirla?

  • Conversemos

  •  

La pesadilla de generaciones pasadas era una mujer en cuya espalda se podían entrever las tiras del sostén. No imaginemos siquiera el desconcierto que sentirían ahora nuestras abuelas al entrar a una tienda de ropa interior y descubrir la variedad de formas, cortes, estampados y colores existentes. El simple brassiere blanco aún está, pero relegado a un rincón.

"Las tendencias son el color morado y los tonos brillantes -colores de "verano"-. Ya no se usa tanto el encaje, las perlas o las piedras. Ahora lo que se está usando son las tiras al lado, atrás y en la parte del busto", explica Yeslani Calderón de La Senza al referirse a las novedades en lencería.

Ante tales propuestas, es natural que la ropa interior desee ser vista. A la vez, la ropa "exterior" cuenta con espaldas al descubierto o aberturas que le permiten asomarse. Bodies, brassieres y corsés son tres prendas que tienen gran potencial cuando las dejamos a la vista. ¿Cómo usarlas? Les contamos las claves básicas para lucirlas sin escandalizar a la abuela.

Bodies

Son prendas ideales para usarse externamente pues son cómodas, ofrecen realce al busto y versátiles.

"Lo ideal es usarlo por la noche, para que sea un juego de coquetería y sensualidad, sin pasar la línea de lo vulgar, sin embargo se puede combinar con un blazer y puede transformarse en un outfit más ejecutivo, para ir a trabajar", explica Jimena Salas de la marca de lencería colombiana French Vanilla.
Estas prendas son perfectas para salidas a fiestas, a bailar o una despedida de soltera pues le dan un toque coqueto al atuendo. Tome en cuenta el equilibrio: si usa un body, puede combinarlo con un jeans o prenda más tapada en la parte de abajo.

Corsés

Son la propuesta más atrevida y sensual de esta tendencia ya que muestran texturas, como el encaje, a la vez que realzan el busto, mejoran la postura y minimizan la cintura.

Para usarlos, tome en cuenta las recomendaciones para usar un body. Puede llevarlo con chalecos o sacos encima para lucir más seria, o bien, con faldas amplias o pantalones de talle alto. "No se debería usar cuando una no se siente cómoda, no mostrar el ombligo, ni tampoco mucho escote. Por ejemplo, no combinar con una falda supercorta o con transparencias profundas", añade Salas.

Brasieres

Mostrar la textura del brassiere, sus tiras o decoraciones es la opción más apta para una salida casual a hacer compras o un día relajado de fin de semana. "En brasieres, parte de los estilos que tenemos se utilizan con blusas de seda o transparentes. También, con las que tienen espalda descubierta ya que la decoración la traen en la zona posterior. Otra opción son las blusas strapless para que se vean las tiras. Lo importante es que sean piezas que se puedan lucir", explica Yeslani.

En este caso, la palabra clave es el contraste, tanto de color como de cortes. Calderón sugiere usar blusas blancas o negras con transparencia leve con ropa interior de tonos brillantes. También, es recomendable aprovechar las prendas amplias y plisadas -también llamadas oversize- que tienen cortes laterales o en la espalda. Por ejemplo: unos leggins o jeans ajustados con un sostén llamativo y, sobre él, un blusón con un escote en la espalda.

Fuente: Yeslani Calderón, de La Senza y Jimena Salas, de French Vanilla.

PUBLICADO: 13 de Septiembre, 2016 AUTOR: