Las carteras de lujo despertarán pasiones en subasta de Heritage

  • Conversemos

  •  

Las más razonables empiezan por menos de $150 y las más caras superan los $10.000: las carteras de lujo son la nueva pasión de las subastas, generando precios cada vez más locos.

Este lunes la casa Heritage, que se presenta como líder del sector, organiza su venta de primavera en Nueva York con un gran optimismo.

"Deberíamos batir nuevos récords, aunque no espero un récord mundial", afirmó Matthew Rubinger, joven director de accesorios de lujo de Heritage, que creó ese sector en 2010.

"Podemos tener una celebridad de Beverly Hills, una mujer deportista de Miami y una mujer que trabaja en un banco de inversiones. Nunca podrán encontrarse en la misma habitación, pero quieren la misma cosa"

Serán subastadas unas 800 carteras. Entre las más caras, una Birkin de Hermes de color negro brillante en cuero de crocodilo del Nilo, con cierre en oro blanco decorado con diamantes. Su valor está estimado entre $80.000 y $100.000.

Otra Birkin en cocodrilo rojo y violeta, una pieza única fabricada por pedido especial, está cotizada entre $70.000 y $90.000.

En este universo de subastas de grandes marcas, las carteras Hermes son por lejos las más codiciadas, en particular las Birkin (en referencia al nombre de la cantante y actriz británica Jane Birkin) y las Kelly (por la princesa Grace Kelly).

Otras marcas favoritas son Chanel y Louis Vuitton, seguidos de Gucci, Prada y Céline.

"El primer año teníamos unos 200 lotes y los vendimos por $708.200. El año pasado, facturamos $14,51 millones", explicó Rubinger.

Entre tanto, Hermes logró ocho de diez récords mundiales, incluyendo el precio más alto absoluto: $203.150 por una cartera Birkin roja en cuero de cocodrilo con cierre en oro blanco con diamantes incrustados, vendido en Dallas (Texas, sur Estados Unidos) el 6 de diciembre de 2011.

"El mercado ha aumentado tanto que algunas personas dudan en vender porque piensan que la tendencia alcista continuará", señaló.

A menudo las vendedoras y compradoras son las mismas y ambas se convierten cada vez más en coleccionistas.

Las hay de todas partes: Estados Unidos, América del sur, Europa, Oriente Medio, Rusia y Asia.


"Podemos tener una celebridad de Beverly Hills, una mujer deportista de Miami y una mujer que trabaja en un banco de inversiones. Nunca podrán encontrarse en la misma habitación, pero quieren la misma cosa", bromeó.

Las carteras subastadas pueden ser extremadamente recientes. Las más antiguas no van más allá de los años 1960. Todas están acompañadas de un certificado de autenticidad de por vida.

Heritage no es la única casa de remates que trabaja en este sector. Bonhams en Los Ángeles, Christie's en Londres y Artcurial en París también proponen accesorios de lujo.

Al día siguiente de la venta neoyorquina, Artcurial llevará a cabo su remate "Hermes vintage" en París.

Rubinger está seguro de que las carteras tienen un gran futuro en el mercado de las subastas.

"Los maridos de clientas que tengo desde hace años se interesan más ahora porque los precios suben", concluyó.