La semana de la moda de Madrid busca su lugar en el espectro internacional

  • Conversemos

  •  

De la explosión de formas y colores de Agatha Ruiz de la Prada a la sobriedad romántica de Hannibal Laguna, la Madrid Fashion Week, vitrina de la moda española, busca un lugar que se le resiste entre las grandes citas mundiales.

La Mercedes-Benz madrileña es el reflejo "del eclecticismo de nuestra cultura”, dice el hispano-venezolano Laguna.

“Creo que es la única pasarela del mundo de la que no puedes decir que tiene un estilo determinado. Aquí tenemos absolutamente de todo, estilos minimalistas, barrocos, roqueros ", dijo.

Para este diseñador nacido en Caracas pero instalado desde hace décadas en España, la diversidad es una fuerza.

"Antes existía una especie de dictadura de la moda, pero eso es algo del siglo pasado, ahora cada mujer se viste como quiere y creo que una pasarela debe reflejarlo", afirma

Un estilo en las antípodas del universo urbano de Juanjo Oliva, el chic retro de Roberto Verino, las líneas minimalistas de Juan Vidal, el sabor estadounidense de Ana Locking o los grandes estampados de colores chillones y formas ahuecadas de Agatha Ruiz de la Prada.

Una variedad de doble filo que puede impedir a Madrid fijar su imagen.

"Le falta encontrar su punto diferenciador, en París tienen el lujo, en Londres la vanguardia, en Milán el tema más clásico, Nueva York es un poco casi ya el siglo XXII y Madrid todavía no ha sabido encontrar su hueco como sí lo han hecho otras pasarelas que están al mismo nivel, Río de Janeiro por ejemplo", considera Anitta Ruiz, asesora de imagen de artistas que trabaja como estilista en la Fashion Week.

Sufre también la confusión con una industria textil muy fuerte a nivel mundial.

"Nuestra potencia en moda internacional es mucho más la moda pronta, con firmas como Zara o Mango, que están presentes en todo el mundo", señala Laura Luceño, profesora del Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid, cantera de creadores como Amaya Arzuaga, que el viernes dio el pistoletazo de salida a una cita que termina este martes.

"Una variedad de doble filo que puede impedir a Madrid fijar su imagen"

"Pero nuestros diseñadores no consiguen destacarse realmente desde Cristóbal Balenciaga", contemporáneo de Coco Chanel y Christian Dior, quien triunfó en la alta costura de París, reconoce.

Uno de los obstáculos con los que chocan es la falta de medios, explica Carmen Mañana, crítica de moda del diario El País.

"Los diseñadores españoles no tienen dinero y eso se nota", explica, subrayando que existe una desconexión entre esa industria textil potente, que vende en todo el mundo, y los modistos.

"Esa colaboración está empezando ahora, pero de una forma muy tímida", añade.

Otro inconveniente de Madrid es el limitarse a una creación nacional de nivel desigual, ya que no atrae a modistos extranjeros. "¿Para qué van a venir si no hay compradores ni prensa internacional?", se exclama Mañana.