El Huawei P10, un smartphone potente y con excelente fotografía

  • Conversemos

  •  

El rendimiento no es suficiente hoy en día para diferenciarse de los demás. En el caso del Huawei P10, el valor añadido es su cámara, desarrollada en colaboración con Leica, aunque por lo demás el teléfono no sigue las principales tendencias actuales en smartphones.

Huawei lleva diferenciándose con la cámara en colaboración con Leica desde el P9. El P10 cuenta con dos cámaras: una de color de 12 megapíxeles y un modelo en blanco y negro con 20 megapíxeles. Los usuarios pueden, por tanto, tomar fotos con una u otra o combinar las ventajas de ambas.

El zoom híbrido permite acercar dos aumentos los motivos sin perder calidad y el sensor S/W se utiliza también para la profundidad de campo, lo que se observa sobre todo en los retratos. Las dos cámaras trabajan juntas en este caso para generar de manera sencilla retratos con el fondo ligeramente borroso.

El uso de la cámara es sencillo pese a las numerosas funciones que ofrece, pues todos los filtros importantes o modos de fotografía están a una distancia de dos clics. Quien quiera establecer de manera manual la luz, apertura etc. activa el modo profesional deslizando un dedo hacia arriba en la pantalla.

Además, filma videos a un máximo de 4K (3.840 x 2.160 píxeles) y en resolución Full HD (1.920 x 1.080 píxeles) incluso con 60 imágenes por segundo.

Entre las debilidades de la cámara se cuenta que el autofoco a veces no funciona del todo bien. En la pantalla del teléfono no se nota, pero sí en la computadora. Si hay poca luz, las fotos salen movidas si uno trabaja en automático. Pero a nivel general la cámara es de lo mejor en el mercado de smartphones.

En cuando a su rendimiento, el P10 lleva un procesador Kirin 960 de ocho núcleos, 4 GB de RAM y 64 GB de memoria. La pantalla de 5,1 pulgadas Full HD tiene una resolución buena y colores brillantes. Por otro lado, no sigue la tendencia de las pantallas más grandes como en el G6 de LG o el Galaxy S8 de Samsung; de hecho, es un poco más pequeña que la de su antecesor.

La carcasa de aluminio se siente muy bien en la mano y es cómoda, pero fácilmente se marcan las huellas digitales en la parte posterior y las de deslizamiento de dedos en la frontal.

Como sistema operativo lleva el Android 7 pero Huawei le instala como interfaz propia la Emotion UI, que tiene un diseño similar al iOS de Apple. Incluso se puede apagar el menú de funciones de Android. Los comandos, como volver, home o para ver las app, se realizan con gestos sobre el sensor de huella digital.

El teléfono lleva preinstaladas algunas aplicaciones muy prácticas de Huawei. El administrador telefónico organiza en un solo lugar todas las configuraciones importantes de protección de datos, derechos de acceso, memoria, rendimiento, protección antivirus y consumo de energía.

Con la app Twin se pueden crear dos accesos directos a WhatsApp y Facebook, lo cual resulta práctico porque el P10 es Dual SIM. Con otra aplicación se pueden codificar archivos y el bloqueo de app aumenta la seguridad de determinados programas con códigos de acceso.

En resumen, el Huawei P10 es un smartphone delgado, potente y trabajado con dos excelentes cámaras que en la mayoría de los casos sustituyen sin problemas a una cámara compacta. La interfaz reducida es sencilla de utilizar y hace distinguirse al P10, que se vende por unos 640 dólares, por encima de la competencia con ayudas útiles y opciones prácticas.

Le faltan, en cambio, protección antisalpicaduras y ser compatible con Daydream VR de Google. El P10 apenas está preparado para la realidad virtual.

Existe también un modelo Huawei P10 Plus, de 5,5 pulgadas, 6 GB de RAM y una mayor apertura de de diafragma para ambas cámaras, a un precio de 790 dólares. Para quien la cámara Leica no sea importante, quizás pueda ser interesante la variante P10 lite, con un hardware menos potente, sensor de huella dactilar en la parte posterior y sin cámara doble (370 dólares).