Alex Badilla es oriundo de San Ramón
Alex Badilla es oriundo de San Ramón
Nina Cordero

Sencillo, con una enorme sonrisa en su rostro y un maletín lleno de maquillaje me encontré en la sala de espera de Grupo Nación a Alex Badilla. Mientras nos dirigiamos al estudio fotográfico, los periodistas que pasaban cerca de nosotros, se pasmaron ante su presencia.

Él nunca bajó su fino rostro y como si se tratara de una pasarela de Victoria's Secret, se comportó a la altura y engalanó la sala de redacción con un vistoso enterizo oscuro, la cereza en el pastel eran unos botines. ¡Las reacciones no se hacían esperar!

A sus 23 años, este rubio originario de San Ramón (cantón de la provincia de Alajuela), amante de La Sirenita y de los unicornios, ha calmado muchas tormentas ya que han sido cuatro largos años de estar en el mundo del maquillaje.

"Desde pequeño siempre me gustó el maquillaje, era una parte de mí que siempre había estado ahí pero le daba miedo salir. Recuerdo ver a Freddie Mercury y Michael Jackson usar cosas extravagantes, usar maquillaje y que las personas no los juzgaban. Yo decía: ¿Ellos son hombres y usan enaguas, maquillaje y nadie dice nada? Siempre quise ser como ellos", contó.

"Lo primero que me compré fue el famoso "labial mágico", me había costado baratísimo. Me lo ponía poquito a poquito, todo disimulado. Luego, compré varias cosas pero las mantenía escondidas porque obviamente mi familia no iba a aceptar que yo me maquillara", agregó Badilla.

"En el colegio sufrí bullying, muchísimo en realidad. Me tiraban el bulto a los servicios sanitarios, los profesores me hacía salir de la clase a lavarme la cara por tener máscara de pestañas, me pasaron muchas cosas feísimas en esa etapa de cole", confesó Alex.

Mientras seguía hablando, sus ojitos brillantes llenos de ilusión y pasión por el mundo del maquillaje se aguaban.

"Llegaba todas las noches a la casa llorando porque si era yo en el colegio me discriminaban, si era yo en la iglesia me discriminaban: la sociedad me discriminaba", compartió Alex Badilla.

Abandonar a su familia, a sus amigos y el pueblo donde nació no fue fácil para Alex pues tuvo que trabajar para pagarse sus gastos.

"Cuando me vine a vivir a San José, trabajaba en una agencia, no ganaba muy bien y vivía en un apartamento pequeño y bastante feo. Yo solo decía: ¡Dios mío! ¿qué voy a hacer? Nadie sabía de mi existencia, no podía ir a pedir trabajo en otros lugares porque no tenía un currículo sustentado en ese momento", detalló.

"Me acuerdo que dije: en algún momento voy a brillar, el maquillaje es parte de mí. Lo primero que hice fue subir videos a Facebook y YouTube, maquillándome, dando tutoriales. Comencé a salir maquillado y fue como romper esquemas", subrayó.

Recuerdo verlo tragar grueso y aún con sus ojos aguados continuaba el relato.

"Cuando comencé a estudiar estilismo, mi abuelita era la que me ayudaba. Muchas veces tenía que congelar muchas cosas. Recuerdo encerrarme a llorar y decir ¿por qué todo lo malo siempre me pasa a mí? ¿por qué no puedo progresar? Me sentía de lo peor y pensé muchas estupideces porque no podía seguir adelante, pero mi abuelita siempre estuvo ahí diciéndome que tuviera fe en Dios".

"Algo que nunca voy a olvidar es verla arrodillada en la cama pidiéndole a Dios, teniendo fe. Ella es la máxima expresión humana de fe. Terminé mis estudios, busque otro trabajo y todo se ha ido dando".

Cuenta que cuando salía maquillado, la gente decía cosas como "qué raro, qué loca". Eso nunca lo ofendió, y aprendió a vivir en su propio mundo. Asegura que cuando se maquilla, entra en el personaje: "Yo soy Alexander Badilla sin maquillaje pero, con maquillaje soy Alex Badilla, entro en modo diva, modo acción, modo soy yo".

PUBLICIDAD

"YO SOY ALEX BADILLA, me maquillo y vuelvo a renacer, el maquillaje me hace sentir vivo; es como si me tomara una vitamina", dice con fuerza.

La vida de este ramonense no ha sido fácil, pues en un país conservador ver un hombre maquillado por la calle no es algo usual.

Decidió vivir por él y no por las demás personas. Vive por lo que quiere llegar a ser y siempre supo que defender su identidad le iba a servir para algo.

"Fui a teñirme el cabello de cobrizo, compré mis primeros polvos y unas perlas (risas), en ese momento no sabía mucho de maquillaje pero, me los compré, comencé a salir maquillado y todo el mundo sorprendido", confesó.

Recuerda que su abuelita a los 200 metros le ponía un mensaje: "mucho rubor, quiteselo", y así luchó.

Actualmente, Alex Badilla es uno de los "beauty boys" más conocidos y seguidos del país, ha participado en programas de televisión y se ha convertido en un influencer en nuestro país.

"Servir de inspiración para que muchos chicos se maquillen es un honor. Yo comencé hace 4 años, me gusta mucho ayudar en esa parte. Yo tenía la idea errónea de que todo lo que hacía está correcto y que las personas no debían juzgarme, pero llegué a darme cuenta lo que impactó en las personas", dijo.

Badilla realiza giras por los colegios y le gusta acercarse a alumnos de séptimo pues están comenzando su vida. Confiesa que solía subir muchos videos de fiestas y alcohol pero se dio cuenta de que podía causar un impacto negativo en sus seguidores.

"No estoy cambiando de imagen porque mi esencia siempre es la misma, estoy tratando de ser la mejor versión de mí para las personas. Como toda persona me he equivocado y cometo errores, siento que es el momento de demostrar que puedo ser un buen ejemplo para la sociedad", se sinceró.

Ahora, se siente comprometido a dar un buen ejemplo pero no duda en mostrar cómo lucha contra sus propias inseguridades y demuestra que todos tenemos algo bueno que dar.


Todos somos grandes personas porque hemos caminado bajo tormentas y al caminar bajo esas tormentas, ya eso nos hace valientes porque seguimos aquí

Los tutoriales de maquillaje y videos divertidos no son lo único que usted puede encontrar en sus redes sociales pues este ramonense viene con cosas nuevas.

"Ahorita estoy poniendo todo mi esfuerzo en mi línea de ropa Rohe by Alex Badilla y la aceptación de las personas ha sido increíble".

Cuenta además que está grabando un programa que seguramente se venderá fuera del país y también lanzará su línea de cupcakes, que será inspirada en unicornios.

Badilla también comentó que le gustaría tener una línea de maquillaje pero, no planea su futuro, sino lo visualiza. Además asegura que deja que Dios tome el control de la cosas.

"Ahorita estoy donde estoy, porque mi abuelita me enseñó a tener fe y a poner todo en manos de Dios", concluye.

ESTE ARTÍCULO ES PARTE DEL ESPECIAL #BEAUTYBOYSPERFIL

Créditos:

Foto: Nina Cordero

Producción ejecutiva: Francesca Chinchilla

Edición: Cristina Mora Jiliuta

Etiquetado como:
  • alex badilla
  • beauty boys
  • beauty boys perfil
  • maquillaje