Lolita Ink.
Lolita Ink.
John Durán.

Para Lolita Ink, el arte de impregnar la piel con un diseño que nunca habrá de borrarse no es sencillo. Por ello, tras más de un año de dedicarse exclusivamente a tatuar, aún se considera una aprendiz.

"Es como dibujar en x,y,z. Estás en el aire, no tenés un punto de apoyo para hacer una línea recta constante, si bajas o subís mucho se engrosa la línea, o se adelgaza, y no se ve igual. Si temblás hacia x y y, se nota", recalca Laura Jiménez, el nombre "real", tras la tatuadora cuyo estilo particular -al menos para nuestro medio- cada vez gana más seguidores en Instagram y Facebook.

Siempre estuvo cerca del dibujo aunque una serie de casualidades y encuentros no planeados la llevó a ser tatuadora. Quiso estudiar diseño gráfico pero terminó graduándose en arquitectura. Esa profesión no la ejerció porque empezó a trabajar en la creación de indumentaria y su propia marca, Wanabana. Fue gracias a esta que se mudó con su familia a Colombia durante un tiempo y allí conoció a John Osorio, un reconocido tatuador que se convirtió en su amigo.

Él fue su mentor, quien la instruyó en el arte de tatuar a través de un sistema que el había creado, en el cual, debía seguir todas sus instrucciones y no aplicar tinta sobre la piel hasta que este le indicara que estaba lista. A la vez, la motivó a buscar su propio estilo.

A photo posted by Laura J. (@lolita.ink) on Oct 21, 2016 at 12:04pm PDT

"Tuve la ventaja de tener un mentor que me dijo 'usted no tiene que hacer lo que yo hago ni todos los estilos que existen, busque algo que le guste y hágalo", relata.

El resultado de esa exploración fue lo que se conoce como single needle, es decir el uso de una única aguja fina, lo que permite crear líneas más delgadas. En él, encontró la manera de desarrollar su estilo y sus gustos.

"Parte de haber escogido el single needle es porque analizando el trabajo de otros tatuadores y tatuadoras acá nadie lo está haciendo. Eso no quiere decir que nadie lo vaya a hacer pero me interesaba ser la primera", comenta, quien recuerda particularmente el primer tatuaje que hizo como uno de los más complejos por ser, precisamente, el primero, fruto de incontables pruebas en piel de cerdo y la culminación de un proceso de aprendizaje que ya llevaba dos años.

Ahora, meses después, tiene la agenda llena de quienes buscar trasladar su historia o quieren decorar su piel con su trazo particular: tipografías, símbolos, flores y animales han sido parte de sus diseños, todos, originales. "Mi estilo tiene mucho de mi personalidad. Puede ser geometrías con figuras orgánicas, no soy de saturar muchísimo la piel, prefiero que se vea un poco detrás del tatuaje. En mi trabajo, y por la aguja que uso, lo que uso son luces de color y rasgos de sombra y así. Cosas que son delicadas, me gustan mucho. A veces, se geometrizan animales", agrega.

Uno a uno

Debido a su estilo, Lolita Ink trabaja desde su casa y solamente con cita previa. Para realizarse con tatuaje con ella, es necesario llenar un formulario que incluye detalles sobre el motivo del tatuaje, si es o no el primero que la persona se realizará, la edad y el lugar donde desea realizarlo.

De esta manera, Lolita pretende conocer a la persona en cuya piel realiza su trabajo. "Precisamente, por el estilo de tatuajes que hago vienen muchas personas por primera vez. La gente suele venir asustada y le pregunto, '¿qué quiere saber?'. Les explico las cosas, le muestra las agujas. Me interesa atender a la persona en ese momento, que se sienta cómoda pues entre más se relaja, menos le duele", explica. Además, aprovecha para realizar sugerencias de diseño, color y ubicación que pueden cambiar la percepción de la persona sobre las líneas que llevará toda su vida.

A photo posted by Laura J. (@lolita.ink) on Dec 10, 2016 at 3:12pm PST

PUBLICIDAD

Una de sus sugerencias para aquellos que son primerizos en el mundo de los tatuajes, es realizarse, primero, algo pequeño. Así, podrá conocer la experiencia y la sensación de la aguja sobre la piel.

Etiquetado como:
  • tatuaje
  • lolita ink