Ser líder no va solo con quines tiene puestos de mando. El liderazgo inicia con uno mismo.
Ser líder no va solo con quines tiene puestos de mando. El liderazgo inicia con uno mismo.
Shutterstock

Quitarse las fachadas, saber a dónde se quiere ir y buscar el camino correcto para lograrlo es solo el inicio del liderazgo.

Juan Pablo Rivas, conferencista, educador y entrenador de liderazgo, aclara que estas cualidades no se relacionan únicamente con quienes ejercen puestos de trabajo de alto rango; por el contrario, se trata de habilidades que influyen en todos los aspectos de la vida.

"Lo principal para ejercer el liderazgo es empezar por uno, no se trata de poner fachadas. Es necesario saber cuáles son las cualidades y cuáles es necesario mejorar", comenta.

Entre las claves principales destaca la creación de relaciones con valor agregado, en donde se den espacios a escuchar y entender a los demás.

Ser líder no va solo con quines tiene puestos de mando. El liderazgo inicia con uno mismo.
Ser líder no va solo con quines tiene puestos de mando. El liderazgo inicia con uno mismo.
Shutterstock

Ed DeCosta, coach de liderazgo en Estados Unidos, afirma que si bien esta habilidad se trata de un asunto de género, las mujeres son líderes naturales, debido a que son más dedicadas en las relaciones interpersonales más que todo por intuición. Sin embargo, es un aspecto que aún no han sabido explotar.

"La clave está en generar empatía. Un buen líder tiene que tener la capacidad de ponerse en los zapatos de la otra persona, puede que no comparta pero sí entienda la situación. Y esa es la verdadera diferencia entre un líder y un jefe que solo da órdenes", mencionó DeCosta.

Actualmente los expertos hablan de cinco niveles de liderazgo, los cuales se logran únicamente cuando se está consciente de lo que uno quiere. El crecimiento es intencional, decirlo, escribirlo y materializarlo.

El primer nivel es el que se obtiene a través del reconocimiento del estudio o posición, es seguido más por un requisito. El segundo es cuando se tiene el permiso de la gente para liderarlo y acompañarlo en las buenas y en las malas.

El tercero es cuando un líder da resultados. En el cuarto se desarrollan a otros líderes y se comienza a replicar esas cualidades; y el quinto es cuando se crea toda una cultura.

"La gente tiene que despertar y hacerse consciente de los pensamientos, de lo que deja entrar en su mente. Ser líder de uno mismo empieza cuando se toma la decisión de cambiar la línea de pensamiento; las pequeñas decisiones son las que la alejan o la acercan de lo que quiere en su vida. La clave está en despertar de su piloto automático", concluyó Rivas.

Etiquetado como:
  • liderazgo
  • autoayuda
  • vida
  • calidad