Hay diferentes tipos de préstamo (personal, hipotecario, prendario, etc.) y de tarjetas de crédito; al ser un universo tan amplio, lo mejor es dedicar suficiente tiempo a estudiar el abanico de posibilidades.
Hay diferentes tipos de préstamo (personal, hipotecario, prendario, etc.) y de tarjetas de crédito; al ser un universo tan amplio, lo mejor es dedicar suficiente tiempo a estudiar el abanico de posibilidades.
Shutterstock.com

La compra o construcción de una vivienda seguirá siendo una de las decisiones más razonadas en el núcleo familiar. Aquí le presentamos seis elementos que debe valorar antes de iniciar un crédito para comprar o construir una casa.

1. Tenga una lista de todos los costos asociados.

Existen tres tipos de costos: costos de enganche -asociados en cualquier transacción inmobiliaria (comisiones de ventas, asesorías legales, enganches y primas)-,los costos de trámite -que se asocian al crédito (comisiones bancarias, peritaje, notariado y registrales)- y los costos constructivos -costos por planos, permisos, pólizas, acometidas de servicios, y supervisión de obras entre otros-. A estas inversiones, agregue una suma de dinero para imprevistos y todo aquello que necesita para cuando viva en su nueva casa, como el menaje.

2. Solo financie lo que realmente puede pagar.

La capacidad de endeudamiento máxima para mantener atendido un crédito se recomienda es del 30% y hasta un 40% de los ingresos netos del núcleo familiar. Más allá de eso, se pone en riesgo su inversión.

Usualmente, los bancos financian entre un 70%, 80% o un 90% del valor de la solución a construir, lo que significa que el cliente debe de aportar entre un 10% y un 30% del valor total. A mayor aporte, el monto a financiar es menor y la cuota del crédito será más baja, lo cual mejora su liquidez durante el crédito.

3. Realice diferentes escenarios de plazo y tasa de interés en relación con su capacidad de pago.

Siempre existe un momento en el que la capacidad de pago se empieza a comprometer: recordemos que el cambio en la cuota se da principalmente por los cambios en la tasa de referencia, por lo general un par de años después de adquirido el préstamo.

El Banco Nacional ofrece una calculadora donde podrá estimar las condiciones generales de un crédito. Así se dará una idea si realmente puede o no seguir cancelando la deuda.

4. ¿Cuándo cambiar mi deuda de dólares a colones o viceversa?

El crédito de vivienda es de largo plazo. La mejor recomendación es tomar la deuda en la moneda en que la persona genera sus ingresos.

El cambio de dólares a colones se podría dar cuando el tipo de cambio del colón con respecto al dólar empezó a subir, cuando las tasas de referencia internacional (libor o prime) empiezan a subir o cuando las tasas en colones estén bien bajas.

5. ¿Qué me incluye la cuota mensual?

La mayoría de los bancos en sus ofertas crediticias hablan de una cuota base, pero al momento de realizar el pago, la persona se da cuenta de que se incluyeron una serie de gastos (pólizas, comisión de aplicación, gastos de fideicomisos, etc.) que aumentan sustancialmente el valor de la misma.

6. Cuatro causas que podrían inducirlo a un atraso en un crédito de vivienda

Quedar desempleado, la desintegración del núcleo familiar primario de pago (ej. divorcio, enfermedad, etc.), los cambios bruscos macro económicos (inflación, devaluación) -que modifican desproporcionadamente las cuotas con las que adquirió su préstamo- y el endeudamiento sobre bienes no esenciales -un televisor o un viaje-

Los expertos recomiendan tener al menos tres cuotas de su crédito ahorradas, en caso de que se le presenten imprevistos financieros mientras se está pagando un crédito.

Fuente: Mynor Retana, director de Segmentos, Masivo Preferente del Banco Nacional.

PUBLICIDAD

Etiquetado como:
  • casa
  • compra
  • crédito