Mónica Morales.26 noviembre

Cuando su pelo se ve muy brillante, aceitoso y con un aspecto de humedad, es probable que esté padeciendo de cabello graso. A la mayoría de las mujeres nos pasa y nos puede acomplejar porque da la impresión de desaseo.

Podríamos creer que lavarnos el pelo más seguido, incluso diariamente, es la solución: ¡error! Esto más bien estimula las glándulas sebáceas, se produce más grasa y se empeora el problema.

No se estrese (que el estrés puede generar más grasa en el cuero cabelludo), las soluciones son sencillas y prácticas. Además, con simples cuidados no solo tendrá una melena equilibrada sino también sedosa y nutrida.

Cuando hablamos de cabello graso, nos referimos a la cantidad de grasa natural, llamada sebo, que es visible en el cabello. Sin embargo, hay condiciones más graves como la llamada dermatitis seborreica producido por un microbio que descompone los aceites naturales del cabello y produce irritación, escamación y ardor. Cuando la grasa se mezcla con estos síntomas, es mejor consultar a un dermatólogo o un especialista en restauración capilar.

Sin embargo, para los casos comunes –que son la mayoría– basta con elegir el champú adecuado, echar mano de una receta casera y modificar algunos hábitos de peinado.

Posibles causas

Esta condición es común entre mujeres, sobre todo en aquellas de cabello lacio. Hay diversas causas por las cuales la grasa es más de la normal y afecta la apariencia del cabello. Entre ellas están:

Desorden de la glándula sebácea: Puede ocurrir debido a cambios hormonales, como la pubertad, embarazo o menopausia, los cuales pueden ocasionar una sobreproducción de los aceites grasos del cuero cabelludo.

Estrés:Esta condición puede generar que se produzca más grasa en nuestra cabeza, o incluso puede provocar la caída del cabello.

Productos aceitosos: Usar productos para el cabello con aceites o componentes oleosos puede afectar a quienes tengan tendencia al cabello graso.

Genética: El exceso de grasa en el cuero cabelludo puede ser ocasionado por la genética. Hay personas que siempre tienen el cabello y cuero cabelludo graso.

Factores ambientales: En climas calientes, sudamos más lo que pueda causar que los aceites grasos de la cabeza se esparzan por todo el pelo desde la raíz hasta las puntas, dandole un aspecto más grasoso al cabello.

Acumulación de productos: Los geles, ceras, y cualquier crema para peinar seadhiere al cabello, ocasionando que se llene más de suciedad y tenga mayor grasa, dándole una mala apariencia.

¿Cómo controlarlo?

El primer paso es consultar con un experto en cuidado capilar, quien le guiará en la elección de su champú y los cuidados adecuados para su tipo de cabello.

Además, le sugerimos que tome en consideración las siguientes recomendaciones:

- Trate de no lavar el cabello diariamente porque sobre estimulará la glándula sebácea y generará más sebo del necesario.

- Lávese el pelo por la mañana, las glándulas sebáceas están particularmente activas por la noche.

- Al lavarlo, utilice agua tibia, el agua caliente estimula la producción de grasa capilar.

- Evite los productos que contengan aceites o ingredientes oleosos. Se puede determinar que se están utilizando los productos adecuados porque el cabello se verá con una textura más suelta, sedoso, con brillo natural y sin aspecto de humedad.

- Utilice productos capilares que permiten equilibrar la secreción de grasa capilar. Ingredientes como las algas o plantas como la ortiga, la manzanilla o el romero, regulan la producción de grasa capilar y calman el cuero cabelludo.

- No se toque mucho el pelo con las manos, la suciedad y la grasa de sus manos se traspasan a sus hebras de cabello.

- Podría ser efectivo optar por cortes y peinados que mantengan el cabello alejado del rostro. Así evitará que la grasa de la cara se pase al cabello, o al revés (evitando también la aparición de espinillas).

- Reduzca el uso de geles, cremas de peinar o lacas pues estas ensucian el cabello más rápidamente.

- Evite cepillarse por las noches, pues lo que hará es repartir la grasa capilar por todo el cabello, desde las raíces hasta las puntas. Si necesita peinarse, prefiera hacerlo con un peine.

- Aplique el acondicionador o tratamientos hidratantes de medios a puntas, nuncasobre el cuero cabelludo.

- No abuse de la secadora ni las planchas. Tampoco de las trenzas, colas o moños demasiado tensos.

- Relájese, recuerde que el estrés es un enemigo del cabello graso.

Fuentes: Johanna Tercero, especialista en restauración capilar y coloración (tel.: 8393-9738) y Virny Delgado, técnica de Coprodisa (tel.: 2257-9292).