Cristina Mora Jiliuta.17 agosto, 2015
Para evitar la caída del cabello y lograr que este sea muy resistente, hay que procurar lavar el cabello con agua fría, pues el agua caliente deja los poros abiertos haciendo que el cabello se debilite y se caiga con frecuencia y facilidad.
Para evitar la caída del cabello y lograr que este sea muy resistente, hay que procurar lavar el cabello con agua fría, pues el agua caliente deja los poros abiertos haciendo que el cabello se debilite y se caiga con frecuencia y facilidad.

¿Se han arrepentido tras dejar que la emoción fluya a través de las manos de su peluquero? Algunas veces, el deseo de un cambio radical nos lleva a tomar decisiones de las que luego nos arrepentimos.

Un día nos vemos en el espejo y nos preguntamos cómo se nos vería el pelo corto. La pregunta lleva a la acción y de repente estamos sentadas y reflejadas en el espejo del salón de belleza, con las tijeras encima.

Por suerte y para revertir el daño cuando no quedamos contentas con el resultado existen trucos sencillos y efectivos para hacer que nuestra cabellera vuelva a crecer y que lo haga más rápido.

Cepillar el cabello por lo menos tres veces durante el día y durante diez o quince minutos cada vez, resulta tan beneficioso para el cuero cabelludo como un masaje capilar.
Cepillar el cabello por lo menos tres veces durante el día y durante diez o quince minutos cada vez, resulta tan beneficioso para el cuero cabelludo como un masaje capilar.

  1. Cepillarse con frecuencia. Cepillarnos el cabello frecuentemente resulta casi tan beneficioso y estimulante como un masaje capilar. Es recomendable peinarlo, con un cepillo de cerdas naturales, al menos tres veces al día por diez o quince minutos cada vez. Su cabello crecerá más rápido y se verá más brillante y saludable. El cabello no debe cepillarse cuando esté mojado, es preferible hacerlo cuando está completamente seco.
  2. Cortar las puntas reiteradamente. Cuando el cabello llegó a un largo determinado, puede comenzar a desfibrarse si no cortamos las puntas frecuentemente. Es beneficioso hacer un recorte de las puntas al menos cada tres meses.
  3. Infusión de hojas de tuna. Las hojas de este cactus se pueden machacar y dejar en agua toda la noche. Al día siguiente, se procede a hacer un enjuague con esta infusión, previo al lavado. La tuna fortalece el cabello y estimula su crecimiento.
  4. Tónico de romero. El romero hace maravillas para fortalecer el cabello cuando se utiliza como enjuague. Para preparar este tónico, se debe hervir dos o tres puñados de romero, dejar enfriar y colar el agua para mantenerla en un contenedor dentro de la ducha. Este tónico debe aplicarse después de lavar el cabello con shampoo y acondicionador y no debe enjuagarse.
  5. Masaje de aceite de coco. El coco nos ayuda a limpiar los folículos y esto estimula un crecimiento sano, además de que nos queda un olor delicioso.

  • Lavar con agua fría. Lo mejor es lavar el cabello con agua fría ya que esto cierra los folículos y la cutícula de la hebra del cabello, lo que evita que se caiga con facilidad y nos ayuda a que crezca en menos tiempo. Si someterse a una ducha helada le suena imposible, puede enjuagar el cabello con agua fría al final de su baño, para asegurar que se cierren los folículos.
  • Masajes con aceites calientes. Realizar dos masajes con aceites calientes a la semana es la mejor forma de corregir daños en nuestro cabello, en especial si se trata de resequedad. Es preferible utilizar aceite de almendras ya que es un excelente hidratante natural que ayudará a activar el crecimiento y hará que el cabello se vea y siento más suave y sedoso.
  • Frotar con levadura de cerveza. Este producto es bastante efectivo para que el cabello crezca muy fuerte y con mayor rapidez. Aprovechando la hora el baño, se debe frotar un poco de levadura de cerveza sobre el cuero cabelludo, haciendo una presión suave. Luego, se procede a lavarlo normalmente.

  • Estimulación capilar. El estilista profesional Miguel Cascante nos recomienda realizar un masaje capilar por cinco minutos dos veces al día. Además del efecto relajante que esto tiene, un masaje capilar ayuda a la circulación adecuada y a la respiración de los folículos, estimula el crecimiento y ayuda a que el cabello comience a tupirse. Debe hacerse presión con las puntas de los dedos sobre el cráneo y moverlos en círculos.
  • Tratamiento con cebolla. Añadir una cebolla molida o licuada a su shampoo habitual definitivamente hará que el cabello crezca más rápido. Si le preocupa el olor fuerte que puede dejarle la cebolla, relájese, ya que el olor se va a medida que el cabello se seca.
  • Alimentación llena de proteínas. Procure consumir una buena cantidad de alimentos que le aporten proteínas. Puede encontrarlas en pescados, huevos y carnes, además de otros aimentos como las espinacas. Estas ayudarán al crecimiento del cabello, sano y fuerte.
  • Enjuagues de vinagre de manzana. Diluir una taza de vinagre de manzana en medio litro de agua resulta un excelente enjuague para después del lavado de cabello ya que esta mezcla estimula su rápido crecimiento.
  • Eliminar las siliconas. Evitar los productos para el cabello que contienen siliconas es importante para lograr que el cabello crezca más rápido pues estos productos pueden tapar los folículos, lo que impide el crecimiento normal del cabello. La silicona es un componente que acondiciona los cabellos, es por eso que se encuentra en la mayoría de los productos capilares. Se recomienda revisar las etiquetas de todos nuestros productos para tratar de evitarlas si lo que buscamos es un crecimiento rápido.
  • Controlar la frecuencia de lavado. No se recomienda lavar el cabello todos los días pues si lo hacemos, nuestros aceites naturales se van lavando. Se recomienda lavarlo al menos tres veces por semana para conservar los aceites naturales y fortalecer el crecimiento del cabello.
  • FUENTES: Miguel Cascante, estilista profesional y sitio web mejorconsalud.com