Mónica Morales.2 julio

Azúcar morena y aceite de oliva

Esta es una mezcla sencilla de hacer y muy efectiva para quitar asperezas, a la vez que se humecta la piel.

El azúcar morena funcionará como exfoliante, mientras que el aceite de oliva es uno de los hidratantes naturales más efectivos que existe por su capacidad para regenerar tejidos dañados y su aporte de vitaminas E y K.

Por su parte, el bicarbonato de sodio le ayudará a suavizar las durezas de los talones y además, ayuda a controlar el mal olor de los pies y los hongos. Mientras que la miel, tiene propiedades curativas e hidratantes.

¿Qué necesitará para hacer este exfoliante? Una taza de azúcar (preferiblemente morena), dos cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de bicarbonato de sodio y dos cucharadas de miel.

¿Cómo prepararlo? Debe colocar una taza de azúcar morena en un recipiente e incorporar dos cucharadas de aceite de oliva. Mezcle bien con una espátula y agregue el bicarbonato. Vuelva a mezclar y añada la miel. Revuelva bien para eliminar los grumos.

Este exfoliante se puede guardar en un recipiente de vidrio y usar a menudo. Es ideal para aplicarlo antes o durante la ducha, mediante movimientos circulares, poniendo especial atención a las zonas ásperas.

Sal, avena y sábila

Otra estupenda receta para crear una crema exfoliante es utilizar estos tres ingredientes. La sal es ideal para suavizar callosidades, mientras que la avena y la sábila tienen propiedades muy beneficiosas para nutrir, regenerar y aliviar la piel; es decir, todo lo que queremos para aliviar nuestros pies.

Necesitará ½ taza de avena, ½ taza de aloe vera y dos cucharadas de sal. Agregue todo en un recipiente y mézclelo bien.

Aplíquelo sobre sus pies limpios, masajee con movimientos circulares y ponga especial atención a las partes con callosidades.

Luego de eso, puede retirar el exfoliante con agua tibia, y si lo desea, para una mayor hidratación, haga un último masaje con aloe vera. Aplique y espere hasta que la piel lo absorba.

Notará sus pies mucho más hidratados desde la primera aplicación.

Aceite de coco y sal marina

El aceite de coco es un exfoliante natural con propiedades hidratantes, antiinflamatorias y relajante. Además, el ácido laúrico presente en el aceite de coco ayudará a matar la bacteria que causa el mal olor en los pies.

Por su parte, la sal marina proporciona frescor y revitaliza los pies cansados, mejora la circulación, neutraliza los problemas de sudor y olor de los pies, suaviza las durezas y callosidades, y ayuda a eliminar las células muertas de la piel.

¿Qué necesitará para este exfoliante? Los ingrediente son sal marina gruesa, aceite de coco y, si lo desea, puede agregar tres gotas de aceite esencial como fragancia.

Preparación: mezcle la sal marina y el aceite de coco en proporción 2:1. Por ejemplo, si usa una taza de sal entonces agregue ½ taza de aceite de coco.

Finalmente, póngale su aceite esencial favorito, para tener una rica experiencia y mézclelo todo. Guarde este producto casero en un frasco hermético para que lo pueda utilizarlo una vez a la semana antes de la ducha.

Azúcar y aceite de almendras

Otra fórmula casera que le servirá en la exfoliación de sus pies es hacer una crema a base de azúcar y aceite de almendras.

El aceite de almendras es un producto que aporta suavidad y elasticidad a la piel. Tiene muchas propiedades antioxidantes y es rico en vitamina E. Sus propiedades ayudan a calmar una infección o una reacción alérgica. A la vez que nutre, sana y humecta la piel agrietada de pies e incluso, manos.

De hecho, el aceite de almendra dulce se ha utilizado en la medicina de Oriente Medio y el sur de Asia desde hace siglos, y también es un ingrediente altamente utilizado en la medicina tradicional china.

En conjunto con las propiedades exfoliantes del azúcar conforman una mezcla magnífica para eliminar las células muertas en los pies.

Mezcle una cucharadas de azúcar con una cucharada del aceite de almendras. Cuando tenga una mezcla homogénea, utilícela para frotar los pies con suavidad. Enjuague con agua tibia para finalizar.

Menta y azúcar

La menta tiene propiedades antisépticas y antibacteriales que ayudan a tranquilizar la piel. Esta es una hierba refrescante y anestésica debido a su alto contenido de mentol. Puede hacer que su piel sienta frescura cuando se aplica durante el masaje, logrando aliviar el cansancio o el dolor.

Puede utilizar esta sencilla receta para exfoliar, hidratar y calmar sus pies justo antes de tomar un baño.

¿Cómo hacer el exfoliante? Necesitará ½ taza de azúcar granulado, aceite de oliva o de coco y unas pocas gotas de aceite esencial de menta.

Ponga el azúcar granulado en un tazón de mezcla, añada lentamente un aceite base (puede ser de oliva o de coco) y revuelva la mezcla hasta obtener una pasta de consistencia húmeda y granulada. Mézclela con unas gotas de aceite esencial de menta.

Guarde este exfoliante natural en un en un recipiente hermético, ojalá de vidrio, y aplíquelo dos veces por semana antes del baño.

Café y aceite de oliva

La cafeína puede estimular la limpieza de la piel para darle una mejor apariencia, por eso, ¿por qué no aplicar un poquito de café en sus pies?

Por otro lado, su alto contenido de compuestos antioxidantes protege la piel de los daños causados por los radicales libres y evitan su debilitamiento para prevenir el envejecimiento prematuro y facilitar la eliminación de células muertas.

Todas esas razones hacen que este grano molido sea nuestro protagonista de este aromático exfoliante. Necesitará dos cucharadas de restos de café (el que queda en la bolsa después de chorrearlo) y una cucharada de aceite de oliva que ayudará a hidratar mientras se realiza la exfoliación. En el caso de que tenga muchas asperezas, puede adicionar una cucharada de azúcar a la receta.

Mezcle los ingredientes hasta lograr una pasta homogénea, aplíquela sobre los pies con un suave masaje y déjela actuar durante 15 minutos.

Luego, lave sus pies con agua tibia y aplique una crema humectante para finalizar.