GDA .29 enero

1. Un secreto importante del cuidado de la piel consiste en usar agua tibia y no caliente. El agua caliente puede remover aceites naturales de la piel y dejarla seca y áspera.

2. Cuando se disfrute del baño lo más recomendable es usar jabones líquidos, son más suaves para la piel y generan una espuma ligera, lo cual facilita el enjuague para que no queden residuos, además perfuman la piel. Existen opciones con fragancias deliciosas.

3. Si su piel es sensible, necesita cuidado extra para mantenerla saludable y radiante. Busque productos sin fragancia e hipoalergénicos que no irriten su piel.

4. Al usar toallitas o esponjas, asegúrese de lavarlas regularmente para que no acumulen bacterias que le causen alguna reacción. Es aconsejable que compre varias para que siempre tengas una limpia a su disposición mientras lavas las demás.

5. Al finalizar la limpieza de su piel, utilice productos humectantes. Recuerde que una piel bella es una piel nutrida, así que no olvide aplicarte crema en todo el cuerpo.

6. En caso de que exista alguna afección cutánea, lo mejor es consultar al dermatólogo y evitar remedios caseros o productos milagro que complican la salud dérmica.