Francella Madrigal.6 septiembre

1. ¡No se desvele!

Dicen que dormir es el mejor secreto de belleza y la ciencia lo respalda. ¿Ha notado que al dormir poco su rostro luce pálido al dia siguiente? Según un estudio de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, una consecuencia de la privación del sueño es la mala circulación. Además durante la noche las células se regeneran por lo que el cuerpo necesita de al menos 7 horas de descanso.

2. Incluya grasas saludables en su menú

La belleza viene desde adentro, por eso los alimentos que ingerimos a diario tienen consecuencias directas sobre nuestra apariencia. Los alimentos ricos en grasas buenas son los mejores aliados para tener una piel luminosa. Uno de los secretos de belleza de Victoria Beckham es su dieta diaria de salmón, este tipo de pescado es rico en Omega 3 y múltiples vitaminas.

Otros alimentos ricos en grasa son el aguacate y las nueces. También se recomiendan bebidas antioxidantes como el té verde que ha sido estudiado por científicos durante los últimos años, demostrando que su consumo diario protege de los efectos de la radiación solar.

Evite el consumo excesivo de alcohol y de azúcar; si quiere darse un gustito saludable, el chocolate oscuro es lo ideal porque le puede funcionar como antioxidante.

3. No se olvide de tomar agua

La hidratación de la piel también empieza desde adentro. El agua es un componente necesario para la correcta circulación de la sangre y los efectos son notorios en el rosa de las mejillas y los labios. El consumo de al menos 8 vasos diarios ayuda a eliminar las toxinas de la piel.

4. Lave su rostro en la mañana y en la noche

Además de eliminar impurezas y restos de maquillaje, esta sencilla práctica nos refresca el cutis y equilibra el ph de la piel. ¡Pero cuidado! Lavarse la cara demasiadas veces puede tener un efecto indeseado como estimular más producción excesiva de grasa, con dos veces al día es suficiente.

5. ¿Exfoliar? Un sí definitivo

Exfoliar remueve las células muertas del rostro, se vuelve todavía más importante con el paso de los años porque nuestra piel va perdiendo la capacidad de regenerarse y la acumulación de células muertas nos da un aspecto áspero. Al remover esta capa, productos como el suero y la crema hidratante tendrán un mayor efecto sobre nuestro cutis.

TIP: Los iluminadores en crema van a funcionar mejor en pieles más resecas, en caso de un cutis graso es ideal uno en polvo.

6. Invierta en un suero

Al tener una fórmula mucho más fina que la de de una crema hidratante, los nutrientes del suero penetran el cutis más rápido, llenándola de nutrientes. Existen sueros para combatir arrugas, acné, decoloración… todos esto suelen dejar un brillo en la piel. Aquellos que contengan vitamina D, minerales o colágeno brindan mayor luminosidad.

7. Hidrate su piel

Hay muchísimas razones para nunca saltarse la crema hidratante, esta protege nuestro rostro de la contaminación y el clima. También, está demostrado que retrasa el envejecimiento, gracias a un estudio del Instituto Británico de Dermatología en el que las participantes que mantuvieron su piel hidratada durante un periodo de 8 años, desarrollaron en 52% menos de arrugas visibles en comparación en las que no.

Tener el cutis grasoso no la excluye de necesitar una crema hidratante, es importante mantener estos aceites naturales y crear una barrera protectora.

8. Protéjase de los rayos del sol

La exposición directa a los rayos del sol fomenta el envejecimiento prematuro al perder elasticidad y promover la aparición de manchas. Por esto, recuerde siempre utilizar protección solar en su rostro.