Brenda Alfaro.27 abril

El cabello entre las mujeres es todo un tema, y es que así como puede hacernos sentir todo el día inconformes con nuestro aspecto, a veces hasta le otorgamos la satisfacción de volvernos seguras y despreocupadas. Escribo sobre el pelo casi como si tuviera personalidad, pero es que sinceramente me cuesta creer que no la tiene, hay días que es inmanejable y otros en los que solo decide que justo cuando voy a dormir, quiere lucir perfecto.

Parece mentira la cantidad de tabúes que tenemos las mujeres sobre los tratamientos capilares o algo tan común como un tinte, o que incluso aún no veamos que hay más opciones para que nuestro pelo luzca divino, como lo son los baños de color.

Esta famosa técnica es muy común para quienes buscan darle brillo y mayor vivacidad al color del pelo. Por decirlo de manera sencilla, es la forma más práctica de darse un toque diferente sin someterse al tinte. Pero su característica más importante: no contiene amoniaco.

Entre los múltiples beneficios que posee esta opción está que no resultan tan caros como un tinte, tienen una duración de 25 lavadas aproximadamente lo que provoca que al no desaparecer de manera inmediata ayude a que las raíces no se noten tanto, algunos poseen propiedades extra como la capacidad de darle más brillo y fuerza al cabello e incluso hay quienes realizan sus baños de color desde la comodidad de su casa.

“La durabilidad de un baño de color va relacionada también con el champú utilizado, y las cremas de tratamiento, es importante hablar con su estilista para que recomiende el champú y acondicionador más adecuado para el mantenimiento del color”, explicó el equipo de The Cool Hair Band.

Diferencias con el tinte
  • Daña menos el cabello.
  • Desaparece gradualmente con el lavado.
  • No se ven las raíces.
  • No contiene amoníaco.
  • No necesita decoloración para aplicarse.
  • No cubre las canas.
Tras una decoloración

Además de aportar brillo, en el caso de las personas con decoloraciones extremas, son los encargados de darle el color requerido a la hebra.

Suelen utilizarse mucho en proceso de decoloración, ya que ayudan al mantenimiento del color aplicado. Cualquier procedimiento químico en el cabello cambia su estado natural, entonces no es tanto si la decoloración es buena o no, se trata de realizarla con una persona que tenga mucha experiencia pues la decoloración no debería poner mal el pelo, ni volverlo quebradizo si se hace de manera correcta.

Uno de lo puntos a favor de los baños de color es que rellenan la hebra que está decolorada para darle más cuerpo al pelo. Sin embargo el único contra es que a pesar de que no es un proceso muy agresivo, siempre hace depósitos de color, que puede afectar un tratamiento a futuro.

También existen baños de color “clear” que son ideales porque dan brillo intenso sin alterar el tono natural.

¿Para qué no sirven? Para cubrir las canas. Los baños de color no cubren canas a menos de que sean cabellos oscuros que se realicen un color oscuro, pero no funciona para este fin en los tonos claros. Para todo lo demás, un bañito de color podría estar entre su agenda en la próxima cita del salón de belleza.

Aplicación en casa
  • Su aplicación es muy sencilla, muy parecida a la del champú.
  • Reparta todo el producto de manera uniforme de las raíz a las puntas.
  • Debe cubrir con el tinte todo el cabello y masajearlo bien para que se impregne.
  • Luego lave como de costumbre.
  • El efecto durará unas 4 o 5 semanas aproximadamente.

Fuentes: The Cool Hair Band (tel.: 7200-2042), Jimena Rojas Salas, propietaria de The Cult (tel.: 8856-0538).