Mónica Morales.12 enero, 2016
Tratamiento estético de Carboxiterapia
Tratamiento estético de Carboxiterapia

La medicina estética puede ser una aliada para ver resultados de manera más rápida y efectiva. De la mano del ejercicio y la alimentación saludable, puede someterse al tratamiento de carboxiterapia. Esta es una técnica de fama en auge, a través de la cual se aplica dióxido de carbono (CO2) justo debajo de la piel.

Esta sustancia gaseosa es natural y se encuentra en nuestro organismo. Al introducirla en el cuerpo separa la piel de la grasa ayudando a moldear la figura, combatir celulitis e incluso, disminuir cicatrices y estrías.

Para realizar este procedimiento se utilizan unas inyecciones pequeñas, una máquina reguladora del CO2 y un tanque de gas con una pureza del 99,9%. La máquina se encarga de controlar la velocidad de flujo la sustancia, la dosis administrada y el tiempo de inyección. La aguja es muy fina, de manera que atraviesa solo la parte subcutánea, y debe ser manipulada por un médico especialista.

La duración de una sesión de carboxiterapia puede durar entre 30 y 60 minutos, dependiendo de qué áreas se vayan a tratar, y cuántas de ellas en una sola sesión. Según el médico esteticista José Miguel Córdoba, cualquier del cuerpo se puede tratar con la carboxiterapia.

Párpados, papada, brazos, abdomen, glúteos, muslos u otras áreas que se deseen definir. Sin embargo, la efectividad de este tratamiento también depende de una ingesta adecuada de agua, buena alimentación y ejercicio. “La grasa que se moviliza con el CO2 se debe botar de alguna manera, a través de la orina o el sudor”, explica el especialista.

Efectos del tratamiento

Al introducir dióxido de carbono bajo la piel, se produce una hiperdistensión del tejido subcutáneo, incluso la paciente puede notar cómo la piel se extiende levemente. La persona experimentará una sensación de calor y un breve punzón, como una picadura de insecto, cada vez que se inserte la inyección. Las sensaciones pueden varias, ser más o menos dolorosas, según la máquina que se utilice y el umbral de dolor de cada persona. Las mujeres deben considerar que durante su menstruación pueden estar más sensibles.

Además de facilitar la movilización de las grasas, la carboxiterapia es una herramienta para mejorar la circulación. Se pueden disminuir las famosas arañitas y várices con este procedimiento estético pues al haber sido inyectado el CO2, el organismo detecta un desequilibrio en la oxigenación local. Así, con el fin de compensar esta situación, el organismo aumenta el oxígeno, lo cual provoca un efecto vasodilatador y un incremento de la oxigenación del tejido. A su vez, la hemoglobina va absorbiendo el CO2 que se va introduciendo en el organismo, el cual cede el oxígeno a los tejidos, mejorando aún más la oxigenación local. Todo esto repercute en un aumento de la velocidad del flujo sanguíneo y la apertura de capilares que en condiciones normales se encontrarían cerrados.

Asimismo, con la carboxiterapia mejora también el tono de la piel, ya que las toxinas desligadas durante el proceso se eliminan a través del sistema linfático.

Hay que tener en cuenta que el CO2 inyectado permanece en el organismo entre 24 y 30 horas, lo que obliga a alternar las sesiones entre 2 ó 3 veces por semana, con el fin de permitir al cuerpo recuperar su equilibrio natural. Además, tratar muchas partes en una misma sesión puede ser doloroso. Las inyecciones podrían causar moretes o un breve dolor que desaparece en poco tiempo.

Fuente: Dr. José Miguel Córdoba, médico esteticista de la Clínica Láser 2000 (Tel.: 4034 3413).