Mónica Morales.4 febrero

Los problemas de pigmentación suelen agravarse en nuestros codos y rodillas; por eso es fundamental tener cuidados de belleza específicos para estas áreas. Esta piel es más gruesa que la del resto del cuerpo porque debe soportar la constante flexión y esto causa que tenga mayor rigidez y un color más oscuro.

Exfoliarla, hidratarla y protegerla del sol son algunas de las claves. Acá le detallamos la rutina indispensable para cuidar estas partes del cuerpo y no tener que limitarse al ponerse blusas de manga corta, enagua o short.

Exfoliar: Durante su baño diario, procure utilizar esponjas especiales para exfoliar las zonas con asperezas como codos y rodillas. Otro consejo para hacerlo, en caso de que esté apurada, es utilizar barras de jabón con partículas exfoliantes. Quienes cuenten con un poco más de tiempo pueden aplicar productos exfoliantes una vez por semana y luego retirarlos con agua tibia.

Hidratar y humectar: La hidratación de la piel con cremas es fundamental. Esto le aporta los nutrientes y el agua que pierde durante las actividades diarias. Además, como las áreas de las que hablamos suelen ser más secas, también son recomendables las cremas humectantes, que son más grasosas y elaboradas con productos como cacao y aceites.

Le recomendamos que ande siempre en su bolso una crema de manos y que, cada vez que tenga oportunidad, se la aplique en estas zonas. Si es constante, verá resultados satisfactorios en poco tiempo.

Estar al tanto de la nutrición: Además de cuidar la piel por fuera, es importante que tengamos una alimentación balanceada que aporte nutrientes y mantenga nuestra piel sana desde adentro. Recuerde consumir suficiente agua, ingerir frutas y vegetales. Si lo desea, puede suplementar con colágeno para aportarle un plus nutritivo a su piel.

Protegerla del sol: Para evitar manchas indeseadas y envejecimiento prematuro, es importante cuidar toda su piel con bloqueador solar. Recuerde que aun en los días nublados es fundamental aplicarse protección.

Elegir bien la ropa: Evite usar ropa muy ajustada o sintética. Los codos y rodillas tienen la piel más gruesa y una defensa natural de las articulaciones y, al tener movimientos constantes, el contacto con la ropa los pigmenta fácilmente.

Optar por tratamientos estéticos: Una buena idea es complementar cuidados en casa con tratamientos estéticos. Una alternativa es Ultherapy, una tecnología de ultrasonidos focalizados que consigue penetrar en la capa más profunda de la piel para reactivar la generación natural de colágeno. Esto mejorará la textura y el tono de la piel.

Otra técnica para el rejuvenecimiento de codos y rodillas es la carboxiterapia. Esta técnica les devuelve el brillo y la hidratación. Funciona como una inyección de dioxido de carbono (CO2) en los tejidos subcutáneos de la piel. El CO2 es un elemento natural que tenemos en nuestro propio cuerpo y permite que la dermis se oxigene y se nutra, formándose colágeno y elastina. De ese modo mejora la textura rugosa y disminuye las arrugas.

Remedios naturales

La acumulación de piel muerta es la principal causa del oscurecimiento en codos y rodillas. Es un problema fácil de solucionar si se dedica algo de tiempo y constancia para tratarlo con ingredientes naturales. El objetivo de estos remedios caseros es remover las células muertas e hidratar la piel para que esta se renueve.

Aceite de coco: Realice masajes diarios de aceite de coco en estas zonas. Esta práctica le ayudará a reducir las manchas oscuras mientras su piel se hidrata con la vitamina E que contiene este aceite.

Aceite de oliva: Aplique diariamente aceite de oliva tibio sobre la piel durante 10 minutos. Las propiedades blanqueadoras de este producto harán que codos y rodillas recuperen su color natural.

Aloe vera: El aloe hidrata la piel y evita la resequedad. Tome una hoja de sábila y extraiga el gel de su interior. Aplíquelo en codos y rodillas, y déjelo reposar por media hora.

Avena y yogur: Mezcle yogur con avena y aplique en las áreas afectadas, frotando suavemente. Déjelo actuar por 5 minutos y enjuague con agua tibia.

Bicarbonato de sodio: Mezcle una cucharada de bicarbonato de sodio con un poquito de leche hasta formar una pasta. Aplíquela frotando con movimientos circulares. Repita dos veces a la semana para ir notando los resultados.

Limón: Si tiene la piel muy oscura, corte medio limón y páselo sobre sus codos y rodillas; esto le ayudará a aclarar estas zonas.