Mónica Morales.6 julio

Aun cuando los rubios siguen siendo los preferidos de muchas, los rojos encantan a otras y el azabache siempre seduce, la tendencia apunta a que los chocolates se adueñen cada vez más de las cabelleras, en momentos en que la practicidad se ha vuelto un factor determinante en diversos campos, entre ellos, la estética.

“La preferencia por estos tonos ha crecido entre quienes desean tener más luz en su rostro y más movimiento en su melena; pero quieren evitar cambios extremos en su look y exponer su cabello a procesos de aclaramiento, que luego les podrían demandar mayores esfuerzos para mantenerlo saludable y atractivo”, indica Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello.

Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello
Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello
Contraste

El auge de los tonos chocolates, que se clasifican en cálidos y fríos, también obedece a la popularidad que reviste al balayage: técnica de coloración del cabello que facilita crear diversos estilos de iluminaciones, lo que ofrece un amplio abanico de opciones a las personas con melenas oscuras ya sean naturales o tinturadas.

Mientras los chocolates cálidos ofrecen fascinantes efectos cobrizos, dorados y caramelizados; los chocolates fríos cautivan con sus ricas pigmentaciones oscuras que abarcan desde marrones hasta castaños. 

Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello
Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello

“Los tonos que se apliquen en la cabellera deben ir en función del tono de la piel. Si este es frío, los chocolates cálidos son los indicados para ofrecer el contraste que se requiere en términos estéticos. Bajo esa lógica, para la piel cálida, los chocolates fríos son los recomendados”, agrega Cuesta.

Equilibrio visual

Aparte de darle luz y movimiento al cabello, los tonos y el diseño del balayage que se escojan, pueden contribuir a “contornear” o equilibrar visualmente el rostro.  

“El uso estratégico del color ofrece un efecto óptico que puede suavizar las facciones en un rostro cuadrado, perfilar un rostro redondo o aportarle volumen en ciertas áreas a un rostro de forma triangular.  La cereza del pastel es el corte de cabello, que ayudará a alcanzar el look que se ha elegido”, añade el experto. 

Si bien los cabellos tinturados en tonos chocolate suelen ser menos exigentes en su mantenimiento que con otros tipos de coloración, Cuesta recomienda escoger muy bien los productos que se aplicarán para su limpieza y cuidado.

Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello
Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello

Sugiere el uso de champús enriquecidos con keratina y agentes hidratantes, que además sean libres de sulfatos, para ayudar a evitar que las cutículas del cabello se abran y el color se desvanezca más rápido. Asimismo, utilizar acondicionadores que incluyan en sus fórmulas ingredientes como Aloe Vera y extractos de trigo, los cuales también contribuyen con la hidratación.  

Antes y después de aplicar calor al cabello, ya sea con la secadora, la plancha o las tenazas, es vital el uso de protectores térmicos (gotas con extractos naturales y aceites esenciales), que ayuden a mantener la elasticidad y la hidratación de las hebras capilares.

Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello
Foto cortesía de Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist y fundador del estudio de belleza Capello

Fuente: Carlos Cuesta, Hair & Makeup Artist (Facebook/Instagram: @Carlos Cuesta Beauty, teléfono: 2279- 8252, WhatsApp: 8420-7519).